Trasplante de corazón de cerdo: primicia médica en los xenotrasplantes

Redacción.- Acabamos de conocer una verdadera primicia médica en el campo de los xenotrasplantes. Por vez primera se ha trasplantado en la Universidad de Maryland, en EE.UU., el corazón de un cerdo a una persona, un hombre de 57 años, enfermo grave y con su corazón seriamente dañado. La presencia de otras patologías en esta persona le impedían ser un candidato para poder recibir otro corazón humano compatible. Por ello, la autoridad reguladora norteamericana, la FDA (Food and Drug Administration), autorizó este procedimiento experimental como uso compasivo, una vez este hombre estaba desahuciado médicamente.

Por el momento, tal y como recoge el CSIC, el xenotrasplante ha sido un éxito y el corazón del cerdo sigue latiendo en el tórax de este paciente.

Los xenotrasplantes son los trasplantes de órganos de animales a personas.

La idea surgió hace más de 30 años, a principios de los 90, como una estrategia para paliar las reducidas tasas de donación de órganos para trasplante que afectan a las listas de espera. Un porcentaje variable de pacientes, según países y órganos, fallecen desgraciadamente antes de poder recibir el órgano que necesitan. Si pudieran disponer de un órgano animal que les permitiera ganar tiempo, podrían seguir en la lista de espera, confiando poder recibir el esperado órgano humano, lo cual sería un indudable beneficio para todos. En primer lugar para los pacientes, y también para el sistema nacional de trasplantes de un país. España ha sido tradicionalmente líder tanto en donaciones como en trasplantes realizados por millón de habitantes. Pero aún así, la necesidad de órganos supera las donaciones, por lo que los xenotrasplantes son una estrategia a considerar para solucionarlo. Los cerdos son el animal ideal para los xenotrasplantes, por su facilidad de poder criarlos, por su fisiología y metabolismo similares a los humanos, y también por el tamaño de sus órganos, compatible con los nuestros.

Los xenotrasplantes plantean un reto que hay que resolver científicamente. Nuestro sistema inmunitario rechazará un órgano porcino si pretendemos introducirlo en el cuerpo de una persona, al detectarlo como extraño. Los investigadores han tenido que encontrar una serie de trucos genéticos, inactivando genes del genoma del cerdo y añadiendo genes del genoma humano, para generar cerdos modificados genéticamente cuyos órganos puedan engañar a nuestro sistema inmunitario, camuflándose como propios para no ser rechazados.



¿SABÍAS QUE…?

Actividades Sanitarias