Ricardo Lozano

Ricardo Lozano Mantecón (Zaragoza, 1941), descendiente de una saga de cirujanos aragoneses, entre los que figuran su padre (Ricardo Lozano Blesa) y su abuelo (Ricardo Lozano Monzón), ha muerto a los 80 años en una clínica de Marbella, según han confirmado fuentes de la Universidad de Zaragoza.

Tal y como recoge Heraldo, Licenciado en Medicina y Cirugía por la Facultad de Medicina de Zaragoza en 1965, estuvo al frente del servicio de Cirugía del Hospital Clínico de Zaragoza desde el año 77 hasta que se jubiló, en 2011. Ocupó también la cátedra de Cirugía de la Facultad de Medicina de Zaragoza, lugar en el que lo recuerdan como “uno de los mejores” profesores que han pasado por ella. “Aquí todo el mundo lo conoce como ‘el jefe’. No ha habido otro y probablemente no lo habrá en nuestra facultad. Yo lo conocí de estudiante, cuando estudiaba Medicina en Zaragoza, y casi puedo decir que es el mejor profesor que he tenido. Fue una suerte poder contar con él, y este sentimiento que tengo hacia él lo compartían todos los alumnos. Sus clases eran buscadas, nadie faltaba a ellas y eran de las mejores que había en la facultad. Era un gran profesor y transmitía muy bien todos los conocimientos”, recuerda el también cirujano Antonio Güemes, jefe de sección en el Hospital Clínico Universitario y sucesor suyo en la cátedra de Cirugía de la Universidad de Zaragoza.

Güemes confiesa que fue el profesor Lozano Mantecón quien despertó en él su vocación quirúrgica gracias a las “magníficas clases” que daba en la facultad. “Me formé con él a finales de los 80. Él me enseñaba a operar y le ayudaba también por las tardes en la privada. Por la mañana operábamos en el Clínico y tres o cuatro tardes a la semana en su clínica de la calle Lagasca”, cuenta este doctor.

Una persona “enormemente culta”

Para Rogelio Altisent, profesor titular de Bioética de la Facultad de Medicina, y exalumno suyo de la facultad, el catedrático Ricardo Lozano Mantecón era “un hombre brillantísimo, que daba lecciones magistrales, hijo de otro catedrático legendario”, como fue el también cirujano aragonés Ricardo Lozano Blesa, quien da nombre al actual Hospital Clínico Universitario de Zaragoza.

El Hospital Clínico de Zaragoza lo consiguió él, y por eso lleva su nombre. En aquella época contaban la anécdota de que el Ministerio de Sanidad tenía un hospital para hacer en Andalucía o no sé dónde, pero por problemas burocráticos no se pudo realizar, aunque tenían el dinero para ello. Ricardo Lozano Blesa consiguió que esos fondos fueran para el Clínico Lozano Blesa. Y, en defitiniva, el hospital se debe a una gestión personal de este médico aragonés“, detaca Güemes.



¿SABÍAS QUE…?

Galería