M. Sellés: “Los medicamentos innovadores constituyen uno de los ejemplos de lo que debe considerarse una inversión”

Redacción.-La diferencia entre inversión y gasto es el retorno esperado en cada caso, de forma que mientras la inversión comporta siempre un rendimiento futuro, el gasto supone la simple utilización de un bien a cambio de una contraprestación. “En este contexto, los medicamentos innovadores constituyen uno de los mejores ejemplos de lo que hoy debe considerarse una inversión, ya que su uso adecuado genera importantes ahorros en el sistema sanitario en el corto, medio y largo plazo, y además conforman un factor clave para la mejora de la productividad, al reducir el número y la importancia de las bajas laborales, y son la clave de un sector que está a la cabeza en inversiones en I+D de la industria en España y es el principal dinamizador del tejido investigador”.

Tal y como recoge Farmaindustria, su presidente Martín Sellés, se refirió así al papel esencial de los medicamentos innovadores para la sociedad en su intervención, este martes, en el Congreso Nacional de Relaciones Institucionales, en Madrid: “Entendemos que hablar de los medicamentos como una inversión ya no debería figurar en el ámbito de las opiniones, sino en el terreno de lo que ya ha sido demostrado”.

El ahorro en costes que generan las innovaciones farmacéuticas es siempre superior al gasto adicional que supone adquirirlas. Así, estudios internacionales constatan que los medicamentos innovadores proporcionan un ahorro directo en costes sanitarios de entre 2,4 y 8,3 veces el gasto que suponen, gracias sobre todo a hospitalizaciones evitadas, reducción de consultas y otros gastos médicos.

A estos ahorros cabe sumar otros cuyos efectos se constatan a medio y largo plazo, como la menor duración e importancia de las bajas laborales, que se traducen a su vez en una mayor productividad, sin olvidar que, al reducir las limitaciones para realizar las actividades cotidianas, los medicamentos redundan en beneficios en términos de costes como los cuidados personales pro­vistos por profesionales o por el entorno afectivo del paciente en caso de dependencia.



¿SABÍAS QUE…?

Galería