Vall d’Hebron presenta datos que avalan el uso de cabozantinib en pacientes con cáncer diferenciado de tiroides

Redacción.- Hasta hace poco, los pacientes de cáncer diferenciado de tiroides refractario al radioyodo que habían progresado después de una terapia previa antiangiogénica estaban huérfanos de tratamiento.

Los datos obtenidos del estudio COSMIC-311 abrieron una nueva puerta al demostrar la eficacia en este contexto del uso de cabozantinib, un inhibidor multiquinasa. Ahora, en el congreso anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO) que se está celebrando en Chicago han sido presentados por parte de investigadores del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO), que forma parte del Campus Vall d’Hebron, nuevos datos que avalan el uso de cabozanitinib en este grupo de pacientes.

Previamente a la celebración de este congreso, los datos obtenidos en el estudio COSMIC-311 también han servido para conseguir que la Agencia Europa del Medicamento (EMA) haya aprobado recientemente el uso de cabozantibib como tratamiento de segunda línea para pacientes con cáncer diferenciado de tiroides refractario al yodo radioactivo.

Este hito marca la primera opción de tratamiento aprobada específicamente como terapia de segunda línea en esta indicación.

Tal y como recoge el Vall d’Hebron, la aprobación de la EMA se producía después de que la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, según sus siglas en inglés) anunciara en septiembre de 2021 la aprobación de cabozantinib para el tratamiento de pacientes adultos y pediátricos a partir de 12 años con carcinoma diferenciado de tiroides localmente avanzado o metastásico que hayan progresado tras una terapia previa dirigida al factor de crecimiento endotelial vascular y que sean refractarios o no elegibles al yodo radioactivo.

El carcinoma diferenciado de tiroides comprende múltiples subtipos histológicos; los más comunes son el papilar –que representa entre el 80 y el 85% de todos los tumores, cuya extensión es fundamentalmente local linfática en los ganglios del cuello– y el folicular –un 5% de todos los tumores, cuya extensión es fundamentalmente sanguínea, principalmente al esqueleto y a los pulmones.

“Una de las cuestiones que nos planteamos fue saber si cabozantinib respondía de forma diferente en los distintos subtipos histológicos de cáncer diferenciado de tiroides, así que nos propusimos comprobar los resultados obtenidos según esta clasificación”, explica el Dr. Jaume Capdevila, quien también fue uno de los colíderes internacionales del ensayo COSMIC-311.



¿SABÍAS QUE…?

Actividades Sanitarias