Quirónsalud Infanta Luisa incorpora el mapeo cerebral cuantitativo, el estudio más exhaustivo para el diagnóstico neuropsicológico

Redacción.- La Unidad de Neuroestimulación Psicológica del Hospital Quirónsalud Infanta Luisa ha incorporado a su cartera de servicios el mapeo cerebral cuantitativo (QEEG).

Tal y como recoge el Hospital, se trata del estudio más exhaustivo que existe en la actualidad para el diagnóstico neuropsicológico y que permite diseñar programas personalizados de rehabilitación neuropsicológica o de tratamiento de disfunciones.

Así lo ha explicado el responsable de la unidad, el psicólogo clínico Javier Rodríguez Escobar, quien subraya que la incorporación de este estudio supone una mejora a la hora de determinar, con exactitud, la afectación de un daño cerebral o un posible mal funcionamiento y, por tanto, poder ofrecer mejores opciones de tratamiento.

Hasta ahora, el estudio EEG estándar registraba la actividad eléctrica del cerebro, esto es, las ondas cerebrales, si bien el QEEG, además, cuenta con un complejo sistema de análisis matemático y estadístico, creando un mapa cerebral de sus funciones mentales. De esta forma, se podrá comparar con bases de datos normativas, obtenidas en estudios del funcionamiento normal del cerebro de personas sanas. Con ello, pretenden asociar el funcionamiento de las ondas cerebrales a funciones cognitivas concretas o a trastornos psicológicos.

Para el diagnóstico neuropsicológico, este tipo de estudio resulta imprescindible, ya que permite identificar alteraciones que se dan en trastornos del cerebro y trastornos de personalidad, como problemas de aprendizaje y/o el desarrollo en niños, trastornos infantiles –TDAH, autismo, trastornos del lenguaje–, trastornos del comportamiento, trastornos emocionales –depresión, ansiedad–, dolor crónico, fibromialgia, lesiones cerebrales, entre otros.

Con este mapa cerebral, Javier Rodríguez Escobar asegura que se podrá ayudar a corregir el mal funcionamiento entrenando el cerebro con técnicas como ‘Neurofeedback’, o ‘Biofeedback’, así como activándolo con Estimulación Eléctrica Transcraneal (TDCS). “Estas técnicas no suponen riesgo alguno para los pacientes al no considerarse invasivas”, añade.



¿SABÍAS QUE…?

Galería