PROGRESO CIENTÍFICO DE LA FISIOTERAPIA

Bartolomé Beltrán.- El dolor lumbar ha hecho acto de presencia en nuestras vidas como consecuencia no sólo de la bipedestación sino también de las dedicaciones al deporte, los postoperatorios o aquellas personas que tienen patologías no quirúrgicas en las zonas lumbar, dorsal o cervical.

El progreso científico de la medicina con toda su enjundia no debe pasar por alto el real trabajo de los fisioterapeutas que con terapias manuales- articulares, terapias antiálgicas de la espalda, osteopatías y electrolisis percutánea intratisulares además de otras técnicas de apoyo se han convertido en un elemento principal para conseguir el bienestar necesario y evitar consumos innecesarios de farmacoterapias al uso.

La Fisioterapia manual articular está encaminada a la recuperación total de la funcionalidad de la articulación afectada, priorizando devolver el rango de movilidad articular y fortalecer las estructuras de soporte auricular. Esta técnica, junto a un programa  de potenciación muscular y propioceptivo, facilita la recuperación óptima y precoz, de manera que la persona puede incorporarse a su actividad diaria o deportiva en las mejores condiciones, previniendo recaídas. Este abordaje está especialmente indicado en deportistas que han sufrido una lesión o intervención articular y buscan recuperarse al mismo nivel deportivo, sea amateur o de competición.

Por otra parte la osteopatía y las terapias antiálgicas de la espalda son un conjunto de terapias manuales que ayudan a aliviar, corregir y recuperar lesiones músculo-esqueléticas y patologías orgánicas. A partir de un diagnóstico funcional, se utilizan un conjunto de métodos manuales con finalidad terapéutica y preventiva, que aplicados manualmente obtienen  reacciones  fisiológicas que equilibran las diferentes alteraciones musculares, osteoarticulares, orgánicas y funcionales, mejorando o resolviendo el problema del paciente.

Otra técnica es la EPI (Electrolisis Percutánea Intratisular), cuyo campo de actuación principal es el tratamiento de las tendinopatías crónicas (pubalgias, tendinopatías aquileas, tendinitis del manguito rotador, o el codo de tenis-golf). También juega un papel determinante en el tratamiento de muchas otras lesiones musculo-esqueléticas, como esguinces, las lesiones musculares y las lesiones ligamentosas crónicas.

También se usan otras técnicas de apoyo ocasionalmente como complemento de las terapias manuales o para potenciar estas terapias. Técnicas de inducción miofascial, la fibrolisis diacutánea, la punción seca o Maitland. El dispositivo de Hipertermia (TECARTERAPIA) Capacitativa y Resistiva se puede incorporar a las terapias siempre que tenga indicación terapéutica y a juicio de los fisioterapeutas.

La Clínica Cemtro ha puesto en marcha esta línea de trabajo tan útil para sus pacientes de tal manera que el trabajo de los fisioterapeutas está dirigido a personas que buscan estándares de calidad y confort, haciendo del tratamiento del paciente una nueva experiencia en su recuperación. En toda España hay centros dotados de estos especialistas que sacrifican gran parte de su actividad laboral en esa relación tan personalizada que asume esa disciplina médica.

Así pues, estamos hablando de arte, de una ciencia que con sus tratamientos por medio de ejercicios terapéuticos, calor, frío, luz, agua y masaje a la vez que diferentes tipos de electricidad se ocupan de la recuperación física y de la prevención de diferentes procesos que, según la OM, influyen en la capacidad funcional a la vez que trabajan en campos como los neurológicos, respiratorios, geriátricos, laborales, deportivos y traumatológicos.

Finalmente, a mí me gusta cuando oigo hablar a alguien de masajes que no se confunda lo que podamos oír con la noble disciplina médica de la fisioterapia, aunque incluya también el masaje terapéutico.



¿SABÍAS QUE…?

Galería