Profesionales de los laboratorios garantizan el suministro para que no falten medicamentos

Redacción.- La industria farmacéutica está considerada como uno de los sectores estratégicos en el contexto de la crisis sanitaria    provocada por la Covid-19. Su actividad no se puede parar y el compromiso de este sector es máximo, como están demostrando estos días los trabajadores de las plantas de producción ubicadas en España, así como otros profesionales que tienen que dar soporte a la fabricación de medicamentos para que éstos estén disponibles para la población.

Tal y como recoge Farmaindustria, personal de almacén, distribución, producción y fabricación o de departamentos de calidad y de atención a distribuidores, farmacias e incluso pacientes acuden cada día, desde que el Gobierno declaró el estado de alarma, a sus puestos de trabajo para garantizar el abastecimiento de hospitales, oficinas de farmacia y centros sanitarios.

Su trabajo ha sido reconocido por el Ministerio de Sanidad, a través de la directora de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps), Mª Jesús Lamas, y del propio ministro Salvador Illa, quienes lo han destacado en sendas ruedas de prensa, incidiendo en la importancia de una labor indispensable para dar respuesta a una de las necesidades más importantes para los pacientes: sus medicamentos.

Ellos, como los profesionales sanitarios que están atendiendo a los afectados por el coronavirus de manera incansable, también están dejando sus hogares y el cuidado de sus familias cada día por cumplir con su labor. Gerard Torrent, técnico de producción en Sanofi, afirma que es una situación “compleja”, pero, a su vez, “es un honor y una satisfacción trabajar en la industria farmacéutica en estos momentos para ofrecer soluciones a la sociedad”.

No puede olvidarse el trabajo que desempeñan otros profesionales no directamente vinculados con la fabricación, como son las personas de los departamentos informáticos, limpieza o de comedor, que dan soporte al resto de compañeros para hacer que la cadena no se pare. Manuela Arnés, en Menarini, se encarga de que teléfonos, escritorios, sillas, puertas, pomos y lugares comunes estén desinfectados a diario según los nuevos protocolos contra el coronavirus.

Conscientes de lo difícil que está siendo esta nueva realidad para la sociedad española y el sector sanitario en particular, los trabajadores de la industria farmacéutica se han sumado al aplauso diario que reciben médicos, enfermeros, farmacéuticos, auxiliares… por su labor en los centros hospitalarios, pero también han querido reconocer el esfuerzo que está realizando la población por quedarse en casa y contribuir así a controlar la expansión del virus, como han hecho, entre otros, los empleados que siguen al pie del cañón de Italfármaco.



¿SABÍAS QUE…?

Galería