PrimPol podría contribuir al origen de las leucemias

Redacción.- A veces se necesita que todo esté perfecto, pero otras veces es lo contrario: hay que hacer la vista gorda, tolerar los errores y seguir adelante. Este principio también rige dentro de nuestras células y es importante para la supervivencia. Investigadores del CNIO han descubierto que la fabricación acelerada de células sanguíneas cuando las necesitamos –para hacer frente a una infección, por ejemplo– depende de una enzima, PrimPol, que permite a las células tolerar errores que inevitablemente ocurren durante el proceso.

El hallazgo, publicado en la revista Molecular Cell, da pistas sobre cómo empiezan los cánceres de la sangre y sugiere nuevas estrategias para frenarlos.

“Cuando las células se dividen, su material genético debe duplicarse, y en el proceso se producen errores y roturas en la molécula de ADN. Normalmente esos problemas frenan la división celular, pero otras veces la célula debe seguir adelante con la replicación del ADN, como un lector que sigue avanzando en un texto después de saltarse una palabra mal escrita; ya se corregirán los fallos después”, explica Juan Méndez, jefe del Grupo de Replicación del ADN del CNIO.

Tal y como recoge el CNIO, una de esas situaciones en que la duplicación del ADN debe continuar es ante una infección: el organismo necesita que las células progenitoras de la sangre se multipliquen rápidamente, para dar lugar a leucocitos (células de defensa). Pero en esa división acelerada se producen con frecuencia roturas en el ADN.



¿SABÍAS QUE…?

Actividades Sanitarias