Más de 600 medicamentos en investigación están dirigidos a enfermedades que afectan a las mujeres

Redacción.- Las mujeres experimentan a lo largo de su vida desafíos de salud únicos. Por ejemplo, tienen más probabilidades que los hombres de ser diagnosticadas de enfermedades autoinmunes, depresión, osteoporosis o Alzheimer, entre otras patologías. Además, casi el 40 por ciento de las mujeres padecerán una enfermedad crónica, en comparación con el 30 por ciento de los hombres.

Según el Estudio mujer, discapacidad y enfermedad crónica, realizado en 2020 por la Universidad Complutense de Madrid y la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP), las pacientes crónicas son más y se les diagnostica más tarde, lo que acarrea un mayor impacto negativo en su vida social, el ámbito laboral y su situación económica.

La evidencia científica ha demostrado que existen diferencias de género entre hombres y mujeres en cuanto a la salud, y que es necesario hacer estudios teniendo en cuenta esta variable para garantizar la prevención, la mayor precisión en el diagnóstico y la igualdad de derechos de las mujeres a ser atendidas y tratadas eficazmente.

La industria biofarmacéutica está sensibilizada con esta realidad y hoy ya son más de 600 los medicamentos en investigación dirigidos a enfermedades que afectan exclusivamente o en mayor medida a las mujeres, como indica un informe de la patronal americana de la industria farmacéutica Phrma. De estos fármacos en investigación, destacan los 200 para cánceres exclusivos de la población femenina, como los de mama, ovario, útero y cuello uterino; más de 130 para trastornos neurológicos, como Alzheimer, migraña o esclerosis múltiple, o los casi 90 para enfermedades autoinmunes -que tienen el doble de prevalencia en las mujeres-, como lupus, miastenia grave, esclerodermia o Síndrome de Sjogren.

Uno de los retos está en el ámbito de los ensayos clínicos, fundamentales para que los nuevos medicamentos lleguen a los pacientes. Desde la industria farmacéutica innovadora ya se está trabajando en la mejora de la diversidad de los participantes en estos estudios, lo que conducirá a una mejor y más completa recogida de datos y un mayor conocimiento de los resultados en salud y uso de los medicamentos (mujeres embarazadas, lactantes…). De hecho, la semana pasada, la Federación Internacional de la Industria del Medicamento (Ifpma) hizo público el documento Diversidad e inclusión en ensayos clínicos: perspectiva y principios bioéticos.

 



¿SABÍAS QUE…?

Actividades Sanitarias