Más de 10 millones de personas sufren incontinencia en España

incontinencia en EspañaRedacción.- En España, más de seis millones de personas sufren incontinencia urinaria y entre 2 y 4 millones, incontinencia anal. En cualquier caso, estas cifras son sólo una aproximación al problema real ya que debido al estigma social que rodea a esta patología, el 50% de quienes la padecen no lo consulta con su médico. Una cifra que asciende hasta el 70% en el caso de la incontinencia anal.

Tal y como recoge Medtronic, la incontinencia urinaria es la 3ª afección que más merma la calidad de vida de los españoles, por delante de patologías como la diabetes, la artritis reumatoide o la enfermedad cardiaca. Además, implica un gran impacto económico para el sistema sanitario: los absorbentes suponen más de 298 millones de euros anuales, siendo uno de los productos sanitarios de mayor consumo en España.

Por todo ello, y con motivo de la celebración de la Semana Mundial de la Continencia, Medtronic coorganiza junto a ASIA (Asociación de Incontinencia Anal) y varias sociedades científicas una serie de webinars con especialistas. Através de estos encuentros, a los que cualquiera puede apuntarse gratis a través de las redes sociales de Medtronic España y ASIA, se pretende informar acerca de la enfermedad, su tratamiento y resolver las dudas de los pacientes.

La neuromodulación sacra como tratamiento

Las causas de la incontinencia pueden ser múltiples: lesiones obstétricas durante el parto, secuelas de cirugía oncológica rectal, enfermedades neurológicas… de ahí la necesidad de que el tratamiento para cada paciente deba ser personalizado.

La neuromodulación sacra está indicada para pacientes en los que el abordaje conservador, basado en medidas higinienicodietéticas, medicación moduladora de las heces y biofeedback o  entrenamiento del suelo pélvico, ha resultado insuficiente, una situación que se da en el 50% de los casos.

La neuromodulación sacra es un tratamiento mínimamente invasivo, reversible, de probada eficacia y duradero, que consiste en la implantación de un neuroestimulador en la zona sacra -de tamaño similar a un pendrive en los modelos de última generación- que proporciona una estimulación suave al nervio sacro y normaliza la conexión cerebro-vejiga o cerebro-intestino para aliviar los síntomas.

Estudios realizados para evaluar su eficacia han demostrado una reducción significativa de los episodios de incontinencia fecal en el 89% de los pacientes. En dichos trabajos, estos resultados se mantuvieron en el tiempo incluso pasados 5 años del implante del neuroestimulador. Esta terapia es también efectiva en pacientes que sufren doble incontinencia (fecal y urinaria) y que en su uso en mujeres se ha observado una mejoría global de la salud del suelo pélvico consiguiendo, en general, mejorar de forma significativa la calidad de vida de los pacientes tratados.



¿SABÍAS QUE…?

Actividades Sanitarias