María Río: “Hemos comprobado que somos más vulnerables de lo que creíamos”

Maria Rio

Foto: La Razón

 

Redacción.- María Río, vicepresidenta y directora de Gilead, aborda en una entrevista con La Razón, la labor realizada por Gilead España en esta lucha frente al Covid-19. La compañía invirtió más de 1,6 millones de euros para ayudar a los colectivos más necesitados por la crisis, facilitó material a las comunidades más afectadas y colaboró con Cruz Roja para suministrar material a albergues y hospitales de campaña.

A continuación se recoge parte de la entrevista.

Pregunta-¿Cómo cree que va a cambiar el mundo esta pandemia?

Respuesta– De una forma radical. Ya nunca ningún problema exterior, por muy lejos que ocurra, lo vamos a poder considerar como algo ajeno. Hemos comprobado que el mundo es mucho más global y mucho más pequeño de lo que imaginábamos. También que somos mucho más vulnerables de lo que creíamos y que todo está interconectado: un problema de salud se convierte en un problema económico y social mundial.

P- ¿Hay algo bueno que se pueda sacar de esta crisis?

R- Podría parecer que de una situación como ésta no se puede sacar nada bueno, sin embargo, son muchas las lecciones que hemos aprendido. Por ejemplo, hemos comprobado que tenemos alrededor personas extraordinarias que nos dan mucho más de lo que es exigible: sanitarios, farmacéuticos, agricultores, ganaderos, tenderos, empleados de supermercados, mensajeros, cuerpos de seguridad, funcionarios de limpieza, conductores de transporte público y privado, investigadores, científicos… Hemos aprendido a trabajar de otra manera y a ser eficientes, para ello nos hemos tenido que reinventar y hacernos más flexibles. Nos hemos vuelto más sensibles a las necesidades de las personas que están en nuestro entorno. Hemos descubierto que nuestra vida anterior a la pandemia era mejor de lo que creíamos y por eso queremos recuperarla. Sabemos que estar sentado en una terraza tomando un refresco con un amigo o bañándote en una playa son artículos de lujo que estaban a nuestra disposición y no valorábamos lo suficiente. Pero, sobre todo, hemos redescubierto el valor de la vida, la de cada uno y la de todos las demás.

P- ¿Cree que en un año tendremos una solución?

R- Me temo que no es posible hablar de una fecha aproximada y no quiero contribuir a generar una expectativa que luego no pueda verse cumplida. Lo que sí le puedo decir es que hay bastantes señales para ser optimistas. Por ejemplo, esta misma semana hemos sabido que un fármaco, la dexametasona, permite reducir el riesgo de muerte en pacientes graves ingresados en UCI con necesidad de oxígeno. También estamos viendo resultados muy prometedores con nuestro fármaco, Remdesivir, para el tratamiento de esta infección. Y en lo que respecta a las vacunas, ya hay varias que están en estadíos muy avanzados. En cualquier caso, pienso que estamos hablando de cuestión de meses.

P- ¿En qué está centrada ahora mismo la investigación?

R-La investigación avanza en dos vías: el tratamiento contra el virus (mi compañía destaca por su antiviral Remdesivir) y la prevención a través de las vacunas. Ambas vías avanzan a toda velocidad.

P- ¿Cómo es posible reducir los diez años que necesita una vacuna o medicamento a apenas uno?

R-Para reducir los tiempos han tenido que concurrir muchos factores: para empezar, se ha aumentado enormemente el esfuerzo de las organizaciones y los de cada persona que trabaja en ellas. Se han reducido drásticamente los trámites burocráticos. Se han multiplicado las inversiones a riesgo, piense que nos hemos puesto a producir antes de tener una confirmación de la eficacia de lo que se producía. Se han reorganizado las plantas de producción orientándolas a la fabricación de lo que más falta hace, y consiguiendo acuerdos con otras externas diversificadas geográficamente… La situación excepcional que estamos viviendo nos ha empujado a cambiar todos los procesos.



¿SABÍAS QUE…?

Galería