Los datos del sector sanitario privado avalan su importancia estratégica para la viabilidad del sistema

Redacción.- La emergencia sanitaria mundial producida por el SARS-CoV-2 (Covid-19) ha provocado una situación de crisis que ha llevado al límite al sistema corriendo el riesgo en algunos momentos de colapsar y haciendo imprescindible el trabajo sinérgico, conjunto y estratégico de las dos modalidades de provisión y aseguramiento en beneficio del paciente y siempre con el protagonismo de los profesionales sanitarios y la colaboración de toda la sociedad.

Tal y como recoge el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (Fundación IDIS), la sanidad privada ha puesto todos los recursos de su parte a disposición de las autoridades nacionales y territoriales, priorizando siempre el interés general y el bienestar de toda la población.

Esos recursos y aportación de valor se actualizan a nivel global y por Comunidades Autónomas en el informe “Sanidad privada, aportando valor: Análisis de situación 2020”, que se ha presentado por décimo año consecutivo, y coincidiendo también con el décimo aniversario del nacimiento de la Fundación IDIS.

“El debilitamiento del sector socio-sanitario, la dependencia y la falta de colaboración directa con el sector privado son males que ya existían antes del Covid-19 en nuestro sistema sanitario (a nivel de accesibilidad, equidad o falta de promoción de la investigación) y, que con la pandemia, se han mostrado en su máxima expresión. Para poder solucionar los problemas es necesaria la confluencia de todos los esfuerzos posibles, hay que sumar y no restar, requiere no excluir a nadie y seguir trabajando codo con codo como lo venimos haciendo desde siempre y especialmente con motivo de esta pandemia. No podemos olvidar que hoy existen 8,7 millones de asegurados (sin incluir los mutualistas) que contribuyen a la descarga y el ahorro del sistema público global, lo que implica un ahorro de al menos 564 euros por asegurado/año, que suponen un ahorro mínimo de 4.949 millones de euros para el sistema público. Solo con cooperación seremos capaces de vencer a este virus y solo así lograremos construir un futuro mejor y más saludable para todos”. Así lo ha asegurado Juan Abarca, presidente del IDIS, durante la presentación de este informe en la que ha estado acompañado por el secretario general de IDIS, Ángel de Benito, y la directora general, Marta Villanueva.

El secretario general de la Fundación IDIS ha aludido a que “este documento hace una actualización en profundidad de la realidad y las constantes que determinan la enorme relevancia de todo un sector que como el sanitario genera tanta riqueza, empleo, salud y bienestar a la población -como recoge el informe, el gasto sanitario total en provisión privada ascendió al 3,3% del PIB en 2017 (2,6% corresponde al gasto privado y el 0,7% al capítulo de conciertos), lo que equivale a un gasto aproximado de 38.082 millones de euros- (30.409 millones de euros correspondientes al gasto privado y 7.673 millones de euros pertenecen al epígrafe de conciertos)“ y ha reconocido un orgullo poder presentar estos datos “a pesar de las dificultades a las que se ve sometido nuestro sistema sanitario, lo cual incide en la necesaria cooperación que haga posible un sistema viable, sostenible, accesible, equitativo y de calidad”.

El sector asegurador continúa registrando incrementos significativos, tanto en número de asegurados como en volumen de primas.

Tal como expuso Marta Villanueva, directora general de la Fundación IDIS, “en 2019 se han superado los 10,5 millones de asegurados, lo que supone un incremento del 3,1% respecto al año anterior. A nivel de volumen de primas, se estima que en 2019 han alcanzado un importe de 8.572 millones de euros, lo que implica un incremento del 4,4% respecto a 2018. Por tipología, el 74% de ellas corresponde a asistencia sanitaria, el 18%, a mutualismo administrativo y el 8%, a reembolso de gastos”.



¿SABÍAS QUE…?

Galería