«Las cosas, en temas de Salud, por su nombre», por el Dr. Abarca

Redacción.-Comienza la tercera semana de junio y nos metemos en verano.

No sabemos a que nuevos retos, sorpresas e improvisaciones nos tendremos que enfrentar porque no hay más leyes a la vista a aprobar, ni manifestaciones en el horizonte. Deseando estoy de saber las consecuencias de la del pasado sábado de la enfermería, por cierto.

Eso si, cada vez nos alejamos más de la posibilidad de reconducir la situación de precariedad en la que se encuentra nuestro sistema sanitario.

Y es que un sistema en el cual los pacientes tienen que recurrir al sector privado, o esperan meses y meses para poder ser atendidos en su integridad, salvo que se puedan colar, es un sistema sanitario que no es accesible. No hay otro término para describirlo.

Un sistema sanitario en el que los ciudadanos de una CCAA tiene acceso a una tecnología o a unos fármacos que los ciudadanos de otra CCAA no tienen, es un sistema que no es equitativo. Sin más. Y pasa mucho más de lo que la población conoce.

Un sistema sanitario en el que unas CCAA tienen coberturas y prestaciones diferentes a otras CCAA es un sistema que no esta cohesionado.

Hasta ahora, accesible, equitativo y cohesionado es lo que dicen las leyes que tiene que ser nuestro sistema sanitario público. Y no es, ni se acerca a serlo.

Un sistema sanitario en el que los sistemas públicos y privados no están conectados y en el que las autoridades políticas discriminan y estigmatizan la atención sanitaria que voluntariamente elige el 25% de la población es un sistema que jamás podrá tener la información sanitaria integrada e interconectada.

Y no podemos olvidar que los datos no son del sistema público, al igual que el sistema sanitario público no es propiedad -por muchos años que lleven-, de los funcionarios ni de los políticos, sino de todos los ciudadanos, que financian a ambos.

Y toda esta tendencia sólo ira a peor si, además, por cuestiones ideológicas consideramos la posibilidad de que la colaboración público-privada tenga que ser “excepcional, justificada y motivada objetivamente y sólo cuando no sea posible la prestación directa de los servicios del SNS”, cuando habría que intentar que los hospitales privados se integraran dentro del SNS para aprovechar todos los recursos disponibles cuando fueran necesarios.

No se legisla para los ciudadanos, sólo para la galería, pero la Salud es un tema demasiado serio. Y no se recupera.

Buena semana. A ver que ocurre que el Covid sigue subiendo en pleno verano y no teníamos recursos para todo antes de que llegará.

Para andarnos con tonterías estamos.



¿SABÍAS QUE…?

Actividades Sanitarias