La anorexia nerviosa, enfermedad que afecta a mujeres jóvenes y provoca ansiedad y depresión

Redacción.- La anorexia nerviosa es una enfermedad que afecta a mujeres jóvenes, con menos de 20 años, pero que tampoco respeta otras edades ni a los varones.

Según recoge Quirónsalud, la manifestación principal es de un trastorno en la percepción de la imagen corporal (las pacientes no se ven delgadas), y miedo o rechazo a comer que ocasiona una pérdida de peso importante que puede llegar a la desnutrición y se acompaña de otros problemas psicológicos como ansiedad, depresión, conductas obsesivas y rechazo social que distorsionan la vida de las pacientes y sus familias provocando un gran sufrimiento por ambas partes y, en ocasiones una enorme frustración en el médico especialista que no tiene recursos terapéuticos para tratar las pacientes más graves.

Tal y como explica el doctor Gonzalo Martín Peña, jefe de la Unidad de Endocrinología y Nutrición del Hospital Ruber Internacional, “esta situación es angustiosa al producirse en una edad muy importante para el desarrollo emocional, personal y profesional de las pacientes que, en esta época critica de la vida, tienen que sentar las bases de su futuro en todas estas áreas”.

Desafortunadamente, alrededor esta enfermedad se ha desarrollado un importante alarmismo basado en el dramatismo de los casos más graves que saltan a los medios de comunicación con mayor facilidad. “Sin embargo hay pacientes que se curan y tras unos meses o pocos años se recuperan totalmente. Es más, algunas pacientes no tiene realmente una anorexia nerviosa sino una situación estresante como la necesidad de alcanzar un rendimiento académico o laboral o un cuadro depresivo o ansioso que se acompaña de pérdida de peso y que se resuelve al mejorar la situación que ocasiona la base del trastorno“, asegura el doctor Martín Peña.

La anorexia nerviosa, por lo tanto –continua este especialista -, tiene manifestaciones y gravedad muy variable, desde un trastorno leve y pasajero que solo dura unos meses con una recuperación completa, a los casos más graves que puede llevar a complicaciones que causen la muerte de estas personas. En otras ocasiones, las pacientes se cronifican y algunas, aunque con un peso bajo, puede hacer una vida bastante normal, incluso ser felices. Tratar de poner a estas pacientes en un peso normal, muchas veces puede ser contraproducente y llevar a desestabilizarlas; al fin y al cabo el peso es solo algo relativo y hay mujeres con bajo peso constitucional que son completamente normales en todos los aspectos.



¿SABÍAS QUE…?

Galería