Investigadores demuestran la relación entre los microbios intestinales y la memoria reciente

Redacción.- Desde 2006, diversos estudios han demostrado que la obesidad mórbida se asocia con un deterioro de la memoria inmediata y reciente. Ahora, investigadores del CIBEROBN dirigidos por José Manuel Fernández‐Real, y del Institut de Recerca Biomèdica de Girona (IDIBGI) acaban de publicar en la revista Cell Metabolism los resultados de un estudio que relaciona la memoria inmediata y reciente con la presencia de ciertas bacterias intestinales conocidas globalmente como microbiota intestinal.

Tal y como recoge el CIBEROBN, en el estudio han participado un total de 130 personas, entre obesas y no obesas. En todas ellas se han analizado diferentes metabolitos en plasma además de la microbiota intestinal. También se les han realizado diferentes pruebas cognitivas y se ha medido el volumen de determinadas áreas cerebrales implicadas en la memoria (el hipocampo y la corteza prefrontal) a través de resonancia magnética.

En la circulación sanguínea se encuentra el triptófano en condiciones normales, un aminoácido aromático que resulta básico para la “síntesis” de neurotransmisores.

Este estudio evidenció que las personas con obesidad mórbida, que tenían menor memoria reciente, también tenían menos triptófano en la circulación sanguínea. Por otro lado, la producción de algunas vitaminas depende de las bacterias de la microbiota. Las personas con obesidad tenían determinadas bacterias que metabolizaban la vitamina B1 en paralelo a la disminución de memoria inmediata y reciente. Además, se observó que las personas con obesidad tenían un hipocampo más pequeño, área relacionada con la memoria; y que su tamaño se asociaba a la presencia de determinadas bacterias de la microbiota intestinal.



¿SABÍAS QUE…?

Galería