Esguince de tobillo: cómo prevenirlo y actuar

Redacción.- En primavera, cuando los días se alargan y las temperaturas invitan a practicar deporte al aire libre, es común que se produzcan más esguinces de tobillo, la lesión de la extremidad inferior que con mayor frecuencia se atiende en Urgencias y Atención Primaria.

Como explica el doctor Julio Maset, médico de Cinfa, “la llegada del buen tiempo es un factor clave para que aumente la incidencia del esguince. Cualquier persona puede sufrir uno al dar un mal paso en una calle mal asfaltada o bajando unas escaleras, pero, obviamente, la práctica del deporte es una de las actividades que más lo causan, especialmente en la franja de edad de entre los 21 y los 30 años”.

Tal y como recoge Cinfa, en el caso de que el esguince sea leve –grado I-, se manifiesta con dolor, hinchazón leve y, en algunas ocasiones, un ligero moratón, pero no se pierde movilidad en el tobillo y la persona es capaz de caminar, ya que el ligamento solo se ha estirado demasiado o roto ligeramente (menos del 5% de las fibras).

Si hay un desgarro o rotura parcial del ligamento -grado II-, aumentan el dolor, la inflamación, el hematoma puede ser mayor y la movilidad del tobillo puede verse limitada. También puede resultar difícil apoyar peso sobre el pie, lo que resulta imposible en caso de esguince severo -de grado III-, consecuencia de una rotura o desgarro total del ligamento (que cursa además con gran inflamación y hematoma muy evidente).

Consejos para prevenir el esguince de tobillo:

1. Cuando te sientas cansado, interrumpe el ejercicio. Y también, procura evitar hacer deporte o prácticas de riesgo en situaciones de cansancio muscular general.

2. Usa el calzado adecuado. 

3. Realiza ejercicios para aumentar la flexibilidad y la fuerza de tus tobillos. 

4. Calienta antes de realizar deporte y estira al finalizar. 

5. Elige superficies planas para correr. Y, en general, intenta fijarte siempre por dónde pisas, también cuando camines por la calle en el día a día.

6. No practiques deportes que no conozcas bien. 

7. Haz lo que te DICE el médico. Si ya se ha producido la lesión, sigue los pasos que te indique tu médico o fisioterapeuta para que tu tobillo se recupere sin problemas y que suelen coincidir con el acrónimo DICE: reposo para que la articulación descanse, aplícale frío (ice, en inglés) durante las primeras 48 a 72 horas (si empleas hielo, que sea dentro de un paño limpio para evitar el contacto directo con la piel), comprime de forma adecuada e inmoviliza con un vendaje o férula y eleva la extremidad el mayor tiempo posible dentro de las primeras 48 horas.

8. Ten paciencia. Es la mejor aliada para una plena recuperación. Restablecerse de un esguince de tobillo requiere ser paciente y no adelantar la vuelta a las actividades deportivas y rutinas habituales, por muchas ganas que se tengan.



¿SABÍAS QUE…?

Actividades Sanitarias