El uso responsable de fármacos

Redacción, por el doctor Bartolomé Beltrán.- Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 50 por ciento de los pacientes toma los fármacos de forma incorrecta. Por eso, es tan importante el uso responsable de los medicamentos, una asignatura pendiente.

Sin embargo, las cifras de incumplimiento de los tratamientos son altas, sobre todo en patologías muy frecuentes como la hipertensión arterial, el colesterol alto o la diabetes. Por ejemplo, en la enfermedad vascular, se calcula que hay un 39 por ciento de abandono de los medicamentos indicados por el médico de familia y un 22 por ciento de los prescritos por los especialistas.

“Es muy importante que el plan de tratamiento sea negociado entre el profesional sanitario y el paciente. Esto significa que este debe informar a su médico de cuándo le viene mejor tomar el fármaco, su nivel de ejercicio y las dietas que sigue. Ello facilitará su adherencia al tratamiento y le ayudará a seguirlo de la manera más completa y fiel posible a las instrucciones”, explica el doctor Escolar, responsable del Departamento Médico de Cinfa.

Así mismo, el experto comenta que “debemos esforzarnos por explicar a nuestro médico los síntomas o los medicamentos que tomamos y no olvidarnos de datos relevantes, lo que resulta muy habitual entre las personas mayores. Tan importante es comunicar correctamente todo esto al médico, como seguir sus indicaciones respecto al tratamiento o los cambios en nuestro estilo de vida”.

Los fallos más habituales a la hora de medicarnos son que se nos olvide tomarlo cuando estamos de viaje o que no sigamos las recomendaciones relativas a la importancia de tomar o no esos fármacos junto con determinados alimentos.

Entre los consejos para usar correctamente los medicamentos destacan participa activamente en lo que tenga que ver con los fármacos; el médico sabe lo que necesitas (debemos seguir siempre sus indicaciones y pautas de medicación en cuanto a dosis y tratamiento y no suspenderlo sin motivo justificado); adquiere siempre tu medicación en la farmacia (la compra de medicamentos en otros establecimientos o en Internet no garantiza su seguridad y calidad); lee detenidamente el prospecto; prepara un botiquín adecuado (no debe haber otros productos como cosméticos o artículos de limpieza y deben estar en un lugar sin humedad, con una temperatura adecuada y situado fuera del alcance de los niños); guarda el medicamento en su envase original conservando también su prospecto; la utilidad del blíster (no debemos sacar el fármaco del blíster y dejarlo suelto en el bolso o en la cocina, ya que puede verse dañado); atención a las indicaciones de uso (las pastillas deben ingerirse enteras, ya que no es aconsejable triturar los comprimidos si no se indica específicamente en el prospecto); cuidado con los efectos secundarios (somnolencia, reducción de reflejos, aturdimiento y confusión o calambres en los músculos. Si vamos a conducir tras tomar dicho fármaco o si nuestra actividad laboral tiene que ver con el manejo de maquinaria, hemos de extremar las precauciones); y por último, trucos para no olvidar, como establecer un calendario de medicación para evitar despistes.

 



¿SABÍAS QUE…?

Galería