Esta técnica quirúrgica mínimamente invasiva para el tratamiento de las varices de miembros inferiores mediante radiofrecuencia se basa en la aplicación de energía electromagnética no ionizante para ocluir la fibrótica de la vena y su posterior desaparición por atrofia.

Desde el año 2000, diversos estudios han demostrado que la radiofrecuencia es un método seguro y efectivo para eliminar el reflujo de la vena safena y, por tanto, de las varices, y han concluido que este procedimiento iguala en eficacia a la cirugía convencional.

«Esta práctica, que actualmente se realiza con anestesia general, pero que posiblemente pueda realizarse con anestesia local y sedación en algunos casos, elimina casi en su totalidad los inconvenientes y complicaciones asociados a la cirugía convencional, como hematomas, cicatrices, riesgo elevado de infección de herida inguinal o neovascularización inguinal, entre otros», destaca como beneficio adicional de esta técnica la Dra. María Teresa Rodríguez Bustabad, especialista del Servicio de Angiología y Cirugía Vascular del hospital valdemoreño.