El Dr. Roberto Lastra recomienda la cirugía de escoliosis sin fusión en pacientes jóvenes

Redacción.-La escoliosis consiste en la pérdida de la alineación normal de la columna en el plano frontal, es decir, cuando miramos a una persona de frente. En ese plano la columna ha de ser prácticamente recta. Cuando se producen curvaturas de la columna hablamos de escoliosis, según recoge Quirónsalud.

La escoliosis tiene diferentes causas. Lo más frecuente es que sea idiopática, en la cual se produce una alteración primaria de la estructura de las vértebras de la columna durante su crecimiento, de causa desconocida. La alteración de la forma de las vértebras hace que éstas roten. Y la rotación de las vértebras es lo que produce la curvatura de la columna.

La escoliosis idiopática, se divide en subgrupos, en función de la edad a la que aparece.

Puede ser infantil, juvenil, adolescente o del adulto, pero lo más frecuente es que afecte a adolescentes. Para diagnosticar la escoliosis se ha de hacer una radiografía de la columna vertebral completa, de frente y de perfil. En la radiografía de frente de la columna es donde se verá si existe esta curvatura en la columna lo suficientemente importante como para considerarla una escoliosis.

Según el neurocirujano de Neuroinstitut del Centro Médico Teknon de Barcelona, el doctor Roberto Lastra, cuando existe esta escoliosis debemos distinguir la escoliosis estructural o verdadera de la postural o actitud escoliótica.

“Esta última es una escoliosis que no es verdadera, no se produce por un problema en la estructura de las vértebras, sino que se produce porque la columna adopta esa forma en un momento dado. Pero se puede reducir, es decir, se soluciona cuando cambia la postura. Un ejemplo de este tipo de actitud escoliótica sería la que se produce por el dolor o cuando existe diferencia de longitud entre las piernas. Cuando la escoliosis es estructural no se reduce, no desaparece”, indica el neurocirujano.

escoliosis columna



¿SABÍAS QUE…?

Galería