El big data ayuda a reducir la mortalidad a causa de la sepsis

Redacción.-La sepsis grave constituye una de las enfermedades más frecuentes en los hospitales y especialmente en las unidades de cuidados intensivos. Estudios epidemiológicos recientes demuestran que su incidencia aumenta, superando a otras enfermedades graves como el ictus, el cáncer o el infarto de miocardio, con el agravante de que es una patología mucho más desconocida que las anteriores.

Tal y como recoge la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC), además de general un importante consumo de recursos técnicos y económicos, esta enfermedad presenta una elevada mortalidad, que en el caso del shock séptico puede alcanzar preocupantes cifras, cercanas al 50%.

El tratamiento más importante de la sepsis son los antibióticos, pero actualmente su eficacia se ha visto limitada por la aparición de la multirresistencia. La probabilidad de sobrevivir a esta agresión depende en gran medida a la precocidad en el diagnóstico y a la instauración de abordaje temprano y adecuado de la sepsis, debido a que es una enfermedad tiempo-dependiente.

Es por ello que se crea el Grupo de Trabajo en Código Sepsis (GT-CS), liderado por el Grupo de Trabajo de Infecciones y Sepsis (GTEIS) de la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC), un grupo de trabajo multidisciplinar que se marca como objetivo el reconocimiento y tratamiento precoz de la sepsis grave y el shock séptico mediante la puesta en marcha de una serie de intervenciones: sesiones de difusión y formación, elaboración de protocolos de actuación y de herramientas de ayuda informáticas, así como elaboración de registros en una base de datos.

“El Código Sepsis es un documento de recomendaciones de tratamiento de la sepsis multidisciplinar fruto del consenso de varias sociedades científicas, liderado por SEMICYUC y avalado por el Ministerio. La atención de la sepsis en formato código ha permitido una atención más precoz de esta patología tiempo-dependiente”, comenta el Dr. Ricard Ferrer Roca, vicepresidente de la SEMICYUC.

Se ha demostrado que con una intervención temprana, con la puesta en marcha de acciones y herramientas encaminadas a un mejor diagnóstico y tratamiento, favorece no solo el descenso directo de las cifras de mortalidad, sino también una mejor optimización en la prescripción de antibióticos, y una tendencia hacia un menor tiempo de estancia en la UCI.



¿SABÍAS QUE…?

Galería