Dres. A. Gil-Nagel y M. Budke: “Las epilepsias focales se pueden curar con una sesión de energía láser”

Antonio Gil-Nagel y Marcelo Budke

Fuente: La Razón

Redacción.- Los doctores Antonio Gil-Nagel, director del Programa de Epilepsia, y Marcelo Budke, neurocirujano especialista en cirugía de epilepsia, ambos del Hospital Ruber Internacional, hablan en una entrevista concedida a La Razón sobre la epilepsia:

Pregunta- ¿Cuál es la incidencia de la epilepsia en España?

Respuesta- La incidencia es similar a la de otros países de nuestro entorno socioeconómico, alrededor del 0,8% de la población sufre esta enfermedad y cada año se diagnostica la epilepsia en 14.000 a 23.000 personas.

P- ¿A qué se debe este tipo de trastorno?

R- Se debe a un desequilibrio entre la inhibición y la excitación de las neuronas de la corteza cerebral. Este desequilibrio se produce cuando hay alteraciones en los canales iónicos, la conectividad, la transmisión sináptica o el metabolismo de las neuronas.

P- ¿Cuáles son los tratamientos actuales? ¿Y en qué casos consideran adecuado realizar una cirugía?

R- En el 70% de los pacientes las crisis epilépticas se controlan con la medicación adecuada y en muchos de ellos la enfermedad desaparece con el tiempo, como consecuencia del restablecimiento espontáneo del equilibrio en la excitabilidad neuronal. En el 30% de pacientes que sufren crisis no controladas con la medicación (epilepsia refractaria) se debe valorar la posibilidad de tratamiento quirúrgico.

P- Ustedes aplican el láser para curar la epilepsia en el Hospital Ruber Internacional, en Madrid. ¿Cómo se elimina el foco epiléptico con esta técnica?

R- En epilepsias focales el control se puede conseguir mediante la eliminación de la zona de la corteza que origina las crisis (el foco epiléptico). La técnica consiste en la introducción en el cráneo de una sonda de dos mm de diámetro. Mediante un sistema muy preciso, la sonda se coloca en el foco y una vez en éste se destruye aplicando energía láser. El acceso al foco y la aplicación de la energía láser se realiza mediante seguimiento con resonancia magnética en tiempo real, con lo cual la precisión es máxima, evitando dañar la corteza cerebral que se encuentra en el camino hasta el foco y alrededor de éste.

P- ¿Cuál es el nivel de eficacia de esta técnica en comparación con la cirugía abierta?

R- Mediante técnica láser se pueden destruir focos que tengan un diámetro de hasta tres centímetros, sin límite en su longitud. Cuando las lesiones tienen un diámetro mayor la cirugía abierta es más eficaz. Con láser se pueden abordar muchas lesiones que causan epilepsia, como las displasias corticales, hamartomas hipotalámicos, angiomas cavernosos, traumatismos craneales, esclerosis temporal medial, etcétera.

P- ¿Sirve para todos los pacientes tengan la edad que tengan?

R- Esta técnica se puede aplicar en cualquier edad y en todos los pacientes siempre que no existan contraindicaciones para intervenciones quirúrgicas y cuando las lesiones, por su tamaño, sean abordables mediante esta técnica.

P- ¿Podrían indicarme la duración de la intervención? Después, ¿el paciente puede irse a casa o necesita permanecer ingresado?

R- La duración total de la intervención oscila entre tres o cuatro horas. Los pacientes tratados se recuperan rápido, y se pueden ir a su casa al día siguiente de la intervención.

P- ¿Algún tipo de secuelas o de cuidados especiales que pueda sufrir o requerir el paciente tras esta técnica?

R- Lo principal es mantenerse en contacto con la Unidad de Epilepsia por si tienen algún síntoma o preocupación para poder valorarlo individualmente. El riesgo de hemorragia es bajo pero no inexistente, y si se produce ocurre en las primeras horas. Por este motivo siempre se realiza una prueba de imagen cerebral antes de darles de alta.

P- ¿Cuántas sesiones son necesarias para curar la epilepsia con láser? ¿Con el tiempo sería necesario que el paciente se sometiera de nuevo a este mismo tratamiento?

R- Hoy en día estamos aplicándolo principalmente en pacientes con alta probabilidad de controlar las crisis con una sola sesión. En caso de que la primera sesión no fuese eficaz, se pueden repetir sesiones todas las veces que haga falta y con ello destruir otras zonas del foco que no fueron accesibles con la sonda en la primera intervención.



¿SABÍAS QUE…?

Galería