Dr. Vicente Riambau

El Hospital Clínic de Barcelona ha sido pionero en el Sistema Nacional de Salud (SNS) y uno de los primeros centros sanitarios del mundo al utilizar un nuevo stent cubierto con ePTFE (politetrafluoroetileno expandible, un material que canaliza el flujo sanguíneo) indicado para el tratamiento de pacientes con enfermedad arterial periférica, como oclusiones (arteriosclerosis) en las arterias ilíacas y renales, roturas, aneurismas y fístulas.

La enfermedad arterial oclusiva es un problema circulatorio en el cual la obstrucción arterial reduce el flujo sanguíneo conduciendo a la isquemia y necrosis o gangrena.

Tal y como recoge el Clínic de Barcelona, el aneurisma es una dilatación anormal de una arteria, que puede provocar su rotura. Si se compara con la cirugía abierta, el stent cubierto representa una alternativa terapéutica mínimamente invasiva que conlleva una mejora en el tratamiento, asociándose a menos complicaciones y a una rápida recuperación y mejorando así la calidad de vida de los pacientes.

“La evolución tecnológica ha sido y es constante, con una clara vocación de perfeccionamiento para ser igual de eficaz que una cirugía clásica o abierta y con el menor trauma posible para el paciente”, señala el Dr. Vicente Riambau, jefe de Cirugía Vascular del Institut Cardiovascular del Clínic.

 

 



¿SABÍAS QUE…?

Galería