Dr. Pérez-Villacastín: «Nuestra intención es recomendar productos más saludables en los menús»

Redacción.- Nunca una estrategia nacional de salud había sido tan polémica como la cardiovascular, el plan que el Ministerio de Sanidad ha aprobado para proteger el corazón de los españoles. Un titular con trampa y el tuit de la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, bastaron para que corriera como la pólvora que el Gobierno quería prohibir el vino y la cerveza de los menús diarios de bares y restaurantes españoles.

El presidente de los cardiólogos, Julián Pérez-Villacastín habla con ABC de la «falsa polémica».

A continuación se recoge parte de la entrevista:

Pregunta-¿Quieren desterrar el alcohol de los menús diarios o solo se han explicado mal?

Respuesta- Nuestra intención siempre ha sido favorecer la dieta mediterránea y disminuir el consumo diario de bebidas alcohólicas. Nunca se planteó una prohibición. No hay nada mejor que una copa de vino con la comida.

«Se podría asumir dos copas diarias, en el caso de los hombres, y solo una en las mujeres. Esta cantidad puede ser hasta recomendable, desde un punto de vista del corazón».

P- Pero sí reclaman la obligación de que los bares tengan agua del grifo en la mesa y colaborar con la restauración para impulsar menús cardiosaludables sin alcohol. ¿Esto no es una regulación en la práctica?

R- No, se trataba de hacer una recomendación para evitar los excesos de consumo. Nosotros nos basamos en el conocimiento científico y es el que nos dice claramente que cantidades elevadas de alcohol son nocivas para la salud. No solo para la salud cardiovascular, también para la mental, para reducir el riesgo de cáncer, para no tener accidentes laborales, de tráfico… Debemos reducir el consumo de alcohol y creo que todo el mundo puede estar de acuerdo con este mensaje. Ahora bien, ¿cuáles son las cantidades necesarias para hacer daño a un organismo? No hay una respuesta para todos, depende de cada persona. Hay pacientes con el corazón muy deteriorado a los que tenemos que recomendar que se abstengan de tomar cualquier cantidad. Como regla general, se podría asumir dos copas diarias, en el caso de los hombres, y solo una en las mujeres. Esta cantidad puede ser hasta recomendable, desde un punto de vista del corazón.

«Nuestra intención es recomendar productos más saludables en los menús: más pescado, verduras y legumbres y menos carnes, grasas e hidratos de carbono»

P-¿Se pensó en recomendar que los restaurantes lanzaran menús más baratos sin vino o cerveza?

R- No, nunca lo pensamos. Nuestra intención es recomendar productos más saludables en los menús: más pescado, verduras y legumbres y menos carnes, grasas e hidratos de carbono.

P- En el documento inicial sí se pedía que se regulara la presencia de bebidas alcohólicas de las cafeterías y máquinas expendedoras de las instituciones de la Administración pública y todos los centros educativos. Aquí no hay lugar a la interpretación

R- No se puede prohibir, pero creemos que se debería poner limitaciones para evitar el acceso de los menores. Lo veo bien como médico, como padre y ciudadano. Se incluyeron también los edificios e instituciones públicos porque pensamos que se debe predicar con el ejemplo. Lo pedíamos no solo para el alcohol, sino para la comida que se sirve en estos centros y otro tipo de bebidas. También se venden refrescos extremadamente azucarados o con estimulantes que tampoco son recomendables.



¿SABÍAS QUE…?

Actividades Sanitarias