Dr. Peinado: «A partir de los 50 años el varón experimenta cambios fisiológicos como problemas de erección o de próstata»

Redacción.- La salud integral del varón incluye el diagnóstico, el tratamiento y la prevención de las diferentes patologías que aparecen en el hombre con el envejecimiento. A diferencia de las mujeres, que desde jóvenes tienen conciencia del cuidado de su salud, el hombre no adquiere este hábito hasta que cumple una edad, tal y como afirma Quirónsalud.

Según los últimos datos del INE en 2021 la esperanza de vida en las mujeres se sitúa en los 86,05 años y en los hombres en poco más de 81 años.

«A partir de los 50 años -comenta el Dr. Francois Peinado, Jefe de Servicio de Urología y Coordinador de la Unidad del Varón de Ruber Juan Bravo 39-, el varón experimenta una serie de cambios fisiológicos importantes como son la caída progresiva y anual de sus niveles de testosterona, los problemas de erección o de próstata. Todos estos elementos condicionan de una manera muy significativa su salud»

La hiperplasia de próstata se debe al crecimiento benigno de la misma y es una de las consultas más frecuentes al urólogo. Este aumento prostático va dificultando el vaciamiento adecuado de la orina causando múltiples síntomas. El cáncer de próstata es el tumor diagnosticado más frecuente y la probabilidad de padecerlo aumenta con la edad. Hoy en día, disponemos de marcadores en sangre y técnicas radiológicas avanzadas como la resonancia multiparamétrica que permite realizar biopsias de próstata mucho más precisas.

La testosterona es la principal hormona sexual masculina pero también es fundamental en la producción de los glóbulos rojos, en el metabolismo de los huesos, en el control de los lípidos y de la glucosa en sangre.

Los hombres con hipogonadismo (déficit de testosterona) tienen síntomas característicos: disminución de la actividad sexual, de la libido, de la cantidad de líquido seminal y de la calidad del orgasmo. Los síntomas no genitosexuales son menos conocidos: la osteoporosis que en hombres no suele ser objeto de estudio, el insomnio, la disminución de la memoria y capacidad cognitiva.

Asimismo, la disfunción eréctil es la incapacidad para mantener una erección adecuada para una relación sexual satisfactoria. A medida que el hombre envejece, el número de pacientes afectados va aumentando. La disfunción eréctil es un predictor de la enfermedad cardiovascular con años de antelación y también de la diabetes. Por ello, estos pacientes deben someterse a un estudio integral para descartar otras enfermedades.

Los problemas específicos del pene como son la enfermedad de La Peyronie (curvatura del pene) que se manifiesta principalmente a partir de los 50 años y las otras patologías del pene precisan de una atención altamente especializada.

Por otro lado, los hombres cada vez demandan más cirugías de alargamiento y engrosamiento de pene. Deben ser evaluados en unidades especializados para conseguir los mejores resultados y con expectativas realistas.



¿SABÍAS QUE…?

Galería