Dr. Koldo Carbonero: “La neumonía en embarazadas no parece ser más grave que en el resto de la población”

doctor Koldo CarboneroRedacción.- No hay certeza científica de «transmisión ma-terno-fetal» del coronavirus SARS-coV-2 durante el tercer trimestre de gestación.

Al menos hasta la fecha, «no hay evidencia alguna» de transmisión intrauterina por este virus, deja claro el doctor Koldo Carbonero, jefe del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital de día Quirónsalud Donostia.

El mensaje que debe recibir la población de embarazadas durante esta crisis sanitaria «es de tranquilidad», indica este profesional sanitario que también es presidente de la sección de Esterilidad e Infertilidad de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia.

 

Las mujeres encintas «no son una población donde se hayan evidenciado más contagios que en la población general», señala. Incluso, «parece que el Covid-19 afecta más a la población masculina», remarca.

 

La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia ha publicado un protocolo de recomendaciones para la prevención de la infección y el control de la enfermedad por coronavirus en la paciente obstétrica. Lo primero que reconocen es que «existen muy pocos datos» referentes a la infección del Covid-19 durante el embarazo. Sin embargo, los datos existentes acerca del contagio por otros coronavirus similares «hacen extrapolable el posible efecto del SARS-coV-2 en las mujeres embarazadas».

Tal y como recoge Quirónsalud, en la literatura publicada en casos anteriores de infecciones por «coronavirus SARS-CoV Hong Kong (2003) y MERS-CoV Arabia Saudí (2012), no se demostró la transmisión del virus de madre a hijo, no confirmó una transmisión vertical», señala el doctor. «Respecto a la pandemia actual SARS-CoV-2, las publicaciones provenientes de China nos indican lo mismo, que no hay evidencia de transmisión intrauterina del coronavirus», recuerda.

Hace referencia al estudio de Chen Wei, doctora epidemióloga china. Esta profesional destaca por haber luchado contra el SARS en 2003 y contra el ébola.

 

«Ahora está intentando encontrar la vacuna de este coronavirus», explica Carbonero. Pues bien, Chen, junto a varios colaboradores, publicó el 12 de febrero una serie de 9 casos de infección por SARS-CoV-2 en mujeres embarazadas de tercer trimestre. El cuadro clínico que presentaron fue: en 7 casos fiebre, 4 tos, mialgia en 3, dolor de garganta en 2 y malestar general en 2 casos. En 5 casos se detectó linfopenia y en 3 casos transaminitis. Ninguna paciente desarrolló una neumonía severa por este virus y no hubo ninguna muerte.

De estudios como este, la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia puede «extrapolar, siempre con la máxima precaución dado el número limitado de casos», que la neumonía en las pacientes embarazadas «no parece ser más grave ni más severa» que en el resto de grupos de población.

Eso sí, el informe indica que «la infección perinatal por SARS-CoV-2 puede tener efectos adversos sobre el recién nacido». ¿Qué significa esto exactamente? Koldo Carbonero explica que «existe muy poca literatura referente a recién nacidos de madres infectadas por el Covid-19, por lo que deben ser considerados como casos en investigación y por lo tanto deben ser separados del resto de los recién nacidos». Cuenta el doctor que en este caso, «el progenitor sano se hará cargo de su cuidado y se le facilitarán las medidas de protección adecuadas (bata, guantes, mascarilla y protección ocular)».



¿SABÍAS QUE…?

Galería