Dr. Carlos Jiménez: “Los pacientes con enfermedades respiratorias crónicas son especialmente vulnerables”

Redacción.- Dentro de la diversidad de síntomas de la infección SARS-CoV-2, uno de los que tienen mayor prevalencia son los síntomas respiratorios, que pueden ser leves en la vía aérea superior o pueden conducir a la aparición de una neumonía o síndrome de distrés respiratorio agudo (SDRA).

Por otra parte, los efectos de la enfermedad no se reducen a aquellos síntomas que se presentan durante la fase aguda, sino que cada vez son más conocidas las secuelas respiratorias a medio y largo plazo.

Otro punto a tener en cuenta es que las personas con un historial de enfermedades respiratorias se asocian a una mayor gravedad ante los efectos del SARS-CoV-2.

Por ello, la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) ha elaborado el documento Propuesta de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) sobre la inclusión de pacientes respiratorios en el grupo de muy alto riesgo para la vacunación COVID-19”, firmado por los Dres. Felipe Villar, Carme Hernández y Eusebi Chiner, con el fin de apoyar a las autoridades sanitarias en la toma de decisiones sobre cómo actuar en la vacunación por COVID-19 en los pacientes respiratorios y que además sirvan para reducir el impacto de la infección por SARS-CoV-2.

“Desde nuestro punto de vista, comenta el Dr. Carlos A. Jiménez Ruiz, neumólogo y Presidente de SEPAR, una elevada cobertura de vacunación en la población en general y en las personas con enfermedades respiratorias, en particular, reducirá la carga de la enfermedad, la hospitalización convencional y en la UCI y, por supuesto, la mortalidad. Tenemos que entender que los pacientes con enfermedades respiratorias crónicas son especialmente vulnerables”.

En este documento se recomienda el uso de las vacunas, ya que son eficaces y seguras.

“Un punto muy importante, comenta el Dr. Felipe Villar, neumólogo, miembro de SEPAR y primer autor del documento, es que el uso de las vacunas no está contraindicado en los pacientes con enfermedades respiratorias crónicas, por lo que recomendamos no retrasar la vacuna ni suspender el tratamiento habitual, salvo infección activa o agudización de la enfermedad. Las vacunas son las herramientas preventivas más útiles para el control de la pandemia”.



¿SABÍAS QUE…?

Galería