Dr. Angulo: “La exposición prolongada a la radiación solar favorece el envejecimiento cutáneo y la aparición de manchas”

Redacción.- El Dr. Jorge Angulo, Jefe del Servicio de Dermatología del Hospital General de Villalba de Madrid, aborda en una entrevista con el periódico La Razón, cómo protegernos correctamente de la radiación solar.

A continuación se recoge parte de la entrevista.

Pregunta- ¿Por qué es mala la radiación solar para la piel?
Respuesta- La radiación ultravioleta produce un daño a medio-largo plazo en el ADN celular que puede favorecer que dichas células acaben desarrollando diferentes tipos de tumores cutáneos. De hecho, existen mutaciones muy concretas de ADN que fomentan esta transformación, relacionadas específicamente con el daño de los rayos ultravioleta. Sería un efecto parecido al del tabaco en las células del pulmón.

P- ¿Nos producen el mismo daño unos rayos solares que otros?
R- Del espectro de la luz solar, los rayos que tiene este efecto nocivo para la piel son los ultravioleta (UV) A y B, fundamentalmente. Los UVB inciden de forma más superficial en la epidermis y son los responsables de las quemaduras solares. Los UVA penetran más en la piel y producen mayor fotoenvejecimiento. Los de tipo C son filtrados por la capa de ozono y no llegan a afectarnos y el resto de la radiación del espectro solar (la luz visible y los rayos infrarrojos) no parecen tener un efecto inductor de tumores.

P-¿Qué tipo de problemas nos puede causar un exceso de radiación?

R-El fundamental es el aumento de riesgo de aparición de distintos tumores cutáneos (melanoma, carcinoma basocelular y carcinoma espinocelular, básicamente). Generalmente, este riesgo es debido al efecto de una
exposición prolongada en el tiempo (ya sea de forma intermitente e intensa o más continuada). Los efectos más inmediatos son distintos grados de quemaduras solares que se manifiestan desde la aparición de enrojecimiento de la piel en los casos leves, hasta formación de ampollas y costras en los más intensos. Esta situación puede llevar, según el fototipo de la persona, a un aumento de la melanina en la epidermis, lo que otorga el
color moreno a la piel. De forma crónica, esta exposición prolongada a la radiación solar también favorece el envejecimiento cutáneo y la aparición de manchas.

P- ¿Cuál es el tiempo máximo que se puede exponer uno al sol?
R- La exposición nunca debería ser un fin en sí mismo ya que tiene efectos nocivos importantes para la piel si se hace de forma no controlada. La tolerancia al sol va a depender del fototipo cutáneo de cada persona.
Aquellas con fototipos claros I o II (piel clara, ojos y pelo claros) sufrirán los efectos inmediatos con mucha mayor antelación que individuos con los más oscuros por la menor cantidad de melanina en su piel (pigmento capaz de absorber y amortiguar parte de la radiación solar). No obstante, las personas con aquellos más oscuros no deben olvidarse de protegerse ya que, aunque sufran quemaduras con mayor dificultad, no significa que el sol no pueda dañar su ADN celular. El enrojecimiento de la piel es un indicador de que la radiación está haciendo un efecto importante en la piel y nunca se debería llegar a ese punto.



¿SABÍAS QUE…?

Galería