Dietas personalizadas para el hígado graso

Franz Martín-Bermudo, Rocío Aller y Manuel Romero-GómezRedacción.- El análisis de la dieta mediterránea desde la perspectiva de la geometría nutricional ayudaría a entender por qué este patrón dietético es eficaz para mejorar la enfermedad metabólica asociada al hígado graso no alcohólico (MAFLD, por sus siglas en inglés), incluso en casos en los que no va acompañado de restricción calórica ni pérdida de peso. Así lo recoge un  estudio colaborativo del CIBER, desarrollado por grupos de las áreas de Enfermedades Hepáticas y Digestivas (CIBEREHD), Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (CIBERDEM) y Enfermedades Infecciosas (CIBERINFEC). Tal y como recoge CIBER, el trabajo, publicado en la revista Seminars in Liver Disease, concluye que las modificaciones dietéticas para el tratamiento de la MAFLD deben centrarse en promover la pérdida de peso, pero también en la adopción de patrones alimentarios capaces de generar mejoría en el tejido hepático, y que para ello son necesarios enfoques personalizados. Estos enfoques pueden apoyarse en modelos predictivos basados en la geometría nutricional.

Una investigación colaborativa entre el CIBEREHD, el CIBERDEM y el CIBERINFEC permitiría explicar, a partir de modelos matemáticos, por qué la dieta mediterránea es eficaz para tratar la enfermedad

  • La geometría nutricional es un modelo matemático que define las relaciones entre nutrientes, alimentos y dieta y su interacción con la salud, y permite diseñar dietas más eficaces y personalizadas para los pacientes


Publicidad

Protagonistas

Publicidad

¿SABÍAS QUE…?

Actividades Sanitarias