Crean una unidad de Neuroestimulación Psicológica que integra los últimos avances en neurociencias

Redacción.- El Hospital Quirónsalud Infanta Luisa ha puesto en marcha una Unidad de Neuroestimulación Psicológica, que integra los últimos avances en neurociencias y neuroestimulación. Se trata de una unidad, con protocolos propios, que combina los avances neurocientíficos más eficaces para el desarrollo y modificación de los procesos mentales.

Tal y como recoge Quirónsalud, el servicio se basa en la utilización de tres técnicas novedosas, como son ‘Neurofeedback’, ‘Biofeedback’ y la Estimulación Eléctrica Transcraneal (TDCS), según explica el responsable de la Unidad, Javier Rodríguez Escobar.

Por un lado, la técnica de ‘Neurofeedback’, o entrenamiento de ondas cerebrales, consiste en la medición de las ondas cerebrales, mediante electroencefalografía (EEG), con lo que se realiza el registro y análisis de la actividad eléctrica cerebral. El terapeuta selecciona los parámetros que desea observar y el paciente recibe, en su pantalla, información de ellos.

Las ondas cerebrales reflejan procesos no conscientes, que, habitualmente, escapan al control racional, mediante la retroalimentación aprendemos a controlar y optimizar estos procesos. Es una forma de entrenar el cerebro, se potencia la actividad cerebral saludable y se inhibe la que es disfuncional.

El sistema nervioso tiene una gran plasticidad, puede evolucionar y mejorar incluso a edades avanzadas, solo es necesario realizar el aprendizaje y entrenamiento adecuados.

Con esta técnica, se podrá ayudar a mejorar a personas que padezcan TDAH, autismo, trastornos del espectro autista (Síndrome de Asperger), epilepsia, insomnio, fibromialgia, intervención preventiva de trastornos degenerativos (Alzheimer, Parkinson), dolor crónico, dolor neuropático oncológico o a acelerar la recuperación tras sufrir un ictus.

De otro lado, la técnica de ‘Biofeedback’ con electroestimulación se define como un procedimiento que permite al paciente aprender a controlar respuestas fisiológicas de forma voluntaria, que ya sea en condiciones normales o porque algún proceso patológico ha hecho perder ese control.

La técnica se basa en dar al paciente información constante y precisa sobre la respuesta fisiológica que se desea modificar, para que el cerebro aprenda a modular y controlar dicha respuesta.

Por último, en el caso de la Estimulación Eléctrica Transcraneal, se trata de un método de neuromodulación no invasivo del cerebro. Consiste en aplicar corrientes eléctricas de muy baja amplitud, a través de unos electrodos colocados sobre el cuero cabelludo, que produce efectos inmediatos sobre la excitabilidad neuronal.

Es un tratamiento considerado no invasivo y completamente indoloro, que ayuda a tratar a pacientes con Parkinson, epilepsia, o que están inmersos en un proceso de recuperación después de un ictus.



¿SABÍAS QUE…?

Galería