Cómo afrontar la obesidad infantil, las adicciones a las redes y los problemas de salud mental

De izquierda a derecha Juan José Díaz, Luis Blesa y Juan Carlos de CarlosRedacción.- La obesidad infantil, el sedentarismo o la adicción a las pantallas son problemas de salud que ya existían en la población infanto-juvenil antes de la pandemia COVID-19. Sin embargo, el confinamiento, el aislamiento y la falta de relación que han marcado los dos últimos años, los han potenciado, convirtiéndolos en uno de los mayores retos actuales para pediatras y otros profesionales de la salud de niños y adolescentes. El impacto de la COVID-19 en la salud infantil y las medidas para reducirlo centran algunas de las sesiones del 68 Congreso de la Asociación Española de Pediatría (AEP), que reune a más de 2.000 pediatras entre los días 2 y 4 de junio en Palma de Mallorca. Esta nueva edición, que retoma la presencialidad tras dos años de celebración digital, se desarrolla en el Palau de Congressos de la capital balear y se celebrará, por primera vez en su historia, con un formato mixto, presencial y en línea. El evento coincide, además, con la celebración del XIII Congreso Nacional de la Asociación Española de Enfermería Pediátrica y con la Reunión Bienal de la Sociedad Española de Errores Innatos del Metabolismo, que se celebran de forma simultánea. Tal y como recoge AEP, en los últimos dos años, tras la declaración de la pandemia COVID-19, se ha desplegado desde la AEP una estrategia a través de diferentes grupos de trabajo, estudios de investigación y documentos de posicionamiento para revisar y aportar evidencia científica sobre el impacto de la pandemia y sus consecuencias en la salud infanto-juvenil. El resultado de este despliegue de actividad se presentará durante las sesiones científicas de la gran cita anual de la Pediatría española.  “La pandemia y el confinamiento han potenciado y agravado problemas importantes que afectan a la salud infanto-juvenil como el sobrepeso y la obesidad, la falta de actividad física, los malos hábitos alimenticios o el ocio sedentario vinculado a las nuevas tecnologías y el uso de pantallas. Sabemos que la cifra de niños entre 5 y 14 años que no realiza ningún tipo de actividad física es del 12 % y, entre los 15 y los 24 años, un 45%. Estas cifras distan mucho del mínimo de 60 minutos diarios que recomienda la OMS de actividad física con intensidad moderada/alta”, advierte el doctor Gerardo Rodríguez Martínezmiembro del Comité de Promoción de la Salud de la AEP, que coordinará la mesa de Problemas de salud emergentes postpandemia. “Un problema que no solo va a afectar a su salud como niños o adolescentes, sino que también aumentará las probabilidades de sufrir enfermedades en la edad adulta”, añade. Por otro lado, están las adicciones a tóxicos como el tabaco o el alcohol –en cuyo consumo cada vez se inician antes-, a las nuevas tecnologías y al juego. Problemas de salud que han pasado a un segundo plano durante la pandemia y que urge retomar cuanto antes. 



¿SABÍAS QUE…?

Actividades Sanitarias