Colaboración y digitalización, recetas de futuro para los sistemas sanitarios tras la pandemia

Redacción.-La crisis desatada por el coronavirus en todo el mundo ha puesto a prueba, de una forma sin precedentes, la capacidad de recuperación y agilidad de los sistemas sanitarios europeos, pero sobre todo ha evidenciado cuáles son sus puntos fuertes y débiles.

A medida que la lucha contra la Covid-19 va avanzando, con el despliegue de vacunas ganando ritmo, es momento de realizar una reflexión sobre el futuro de los sistemas de salud más allá de la crisis, de manera que salgan de ella fortalecidos, resilientes y cada vez más preparados para dar respuesta a futuras emergencias sanitarias, según Farmaindustria.

Para enmarcar y realizar aportaciones a este debate comunitario, la consultora PwC, con el apoyo de la Federación Europea de Asociaciones de la Industria Farmacéutica (Efpia), ha elaborado el informe Los sistemas sanitarios después de la Covid-19. Una visión sobre los sistemas de salud europeos, realizado a partir de extensas entrevistas y foros de discusión con distintos agentes.

Tras un análisis de los desafíos y oportunidades antes y después de la pandemia, el informe identifica cuatro asuntos estratégicos para garantizar el futuro de las estructuras sanitarias: trabajar en prevención y atención temprana, planificar el futuro, recoger los frutos de la digitalización y centrarse en las personas y los resultados en salud.

Según el informe, estas cuatro estrategias tienen el potencial de provocar los desarrollos necesarios para lograr mejoras significativas en los sistemas sanitarios, aumentando su eficiencia y su enfoque innovador ante las nuevas necesidades de los pacientes y de la población general.

Sobre la primera de las recomendaciones, el informe destaca el mal común de los sistemas sanitarios de seguir estando centrados en el tratamiento y la atención especializada, sin dar la importancia que tienen a la actuación temprana y la prevención, que claramente van a verse beneficiadas por las nuevas técnicas de diagnóstico basadas en los biomarcadores. Esta transformación, dice el informe, debe llegar de la mano de la colaboración y trabajo conjunto de las partes interesadas para garantizar que la innovación llegue lo antes posible a los pacientes.



¿SABÍAS QUE…?

Galería