Cirujanos de Vithas Valencia 9 de Octubre realizan una cirugía compleja de obesidad extrema

Redacción.-El equipo del doctor José Vicente Ferrer han realizado con éxito una cirugía compleja de obesidad extrema a un paciente joven de 38 años que pesaba 218 kg en el Hospital Vithas Valencia 9 de Octubre con la técnica bypass Sadis.

Tal como explica el doctor Ferrer, “suele realizarse únicamente en un 10 % de intervenciones de obesidad, ya que es compleja técnicamente y solo la pueden llevar equipos cirujanos muy senior y con mucha experiencia”. La principal ventaja es que mantiene la función digestiva normal. “El estómago se hace más pequeño mediante una operación de manga gástrica y como se mantiene la válvula de entrada y de salida del estómago, tiene una función digestiva normal”, subraya el especialista.

“Además, se le hace derivación de más de la mitad del intestino, de forma que la comida ya digerida, solo recorre 3 metros de intestino (en lugar de los 6 a 8 metros habituales), pero donde se absorben los nutrientes suficientes para una vida sana. La operación tiene mayor fuerza y es capaz de curar los problemas metabólicos como la diabetes, a la vez que se pierde el peso. Si el paciente come sano, nunca tendrá problemas nutricionales”, explica el profesional.

La intervención incluye un protocolo de prevención de posibles complicaciones respiratorias y de trombosis que son el tipo de problemas más habituales. “Por lo que el paciente tuvo que administrarse heparina de bajo peso molecular en inyecciones subcutáneas los días previos”, comenta el doctor Ferrer.

Según el especialista, “la preparación en la mesa de quirófano es de vital importancia. Tuvimos que colocar al paciente con sistemas de sujeción especiales que no le dañasen e intubarlo mediante sistemas avanzados que permiten ver con una cámara todo el proceso de la intubación, que puede ser muy compleja en estos pacientes.”

La operación era compleja anatómicamente y con una gran exigencia técnica. “Entramos en el abdomen sin incidencias, -afirma el doctor Ferrer-, y tuvo una duración de aproximadamente tres horas”. Lo pasaron a planta con el protocolo de rápida recuperación. “Esto significa, -recalca el profesional-, que a las a las dos horas de la intervención se levanta, a las tres horas toma líquido y comienza a realizar ejercicios respiratorios para evitar trombosis. Gracias a cómo operamos y a cómo se anestesió al paciente, a las 48 horas ya se fue a su casa con dieta líquida y paseos diarios de una hora».

“Cabe recalcar que es necesario un buen seguimiento post operatorio, análisis sangre multidisciplinar, control médico y psicológico para cambios hábitos, ejercicio físico, nutrición”, concluye el especialista.



¿SABÍAS QUE…?

Actividades Sanitarias