Cáncer ginecológico: Detección del ganglio centinela

cirugía guiada por fluorescenciaRedacción.- Una de las complicaciones que más teme el ginecólogo es la lesión de los uréteres. Unos conductos que conducen la orina desde los riñones hasta la vejiga y se localizan muy cerca del aparato genital. Esto obliga que en determinadas cirugías sea necesario saber dónde se encuentran en todo momento para no dañarlos. La cirugía guiada por fluorescencia permite inyectar un colorante (verde de indocianina= ICG) a través del uréter para saber en todo momento su ubicación y evitar así su posible lesión. Esta es solo una de las múltiples aplicaciones que ofrece este sistema, capaz de detectar los ganglios linfáticos de un tumor del aparato genital (cuello uterino, endometrio, vulva, ovario) mediante una cámara endoscópica y la técnica de fluorescencia.

Tal y como recoge Quirónsalud, la principal ventaja de la cirugía guiada por fluorescencia es la detección mucho más precisa de los ganglios relacionados con un tumor. La localización del ganglio centinela, el primer ganglio que puede afectarse si el tumor se extiende más allá de su origen, se utiliza principalmente en el cáncer de endometrio, de cérvix y de vulva. Tal y como destaca el jefe de servicio de la Unidad de la Mujer del Hospital Ruber Internacional, doctor Julio Álvarez Bernardi, gracias a este procedimiento “no necesitas el complemento de otro servicio, como es el de medicina nuclear“. De acuerdo con el doctor Julio Álvarez, reconocido profesional en cirugía del cáncer ginecológico y precursor en las técnicas de cirugía laparoscópica en cáncer ginecológico y cirugía guiada por fluorescencia, el colorante (ICG=verde de indocianina) se aplica un poco antes de comenzar la intervención.



¿SABÍAS QUE…?

Galería