Apnea y disfunción eréctil

Bartolomé Beltrán.-Preocupa la Apnea del Sueño. Esa fuente de tantas patologías y final inequívoco de las sinergias fisiopatológicas de origen metabólico y cardiovascular.

Desde la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) aconsejan dormir entre 7 y 8 horas seguidas durante la noche y crear una atmósera adecuada para el descanso, asegurándose de que la habitación esté tranquila, a oscuras y que sea cómoda, sin aparatos electrónicos, y evitando el consumo de cafeína, alcohol o la realización de ejercicio al menos una hora antes de acostarse. Uno de los trastornos del sueño es la apnea, un problema respiratorio frecuente, que en España puede afectar a entre el 6 y el 10% de la población de mediana edad, aunque está infradiagnosticada en el 80% de los casos.

Me llama la atención el estudio en el que participan investigadores del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Respiratorias (CIBERES), del Grupo de Investigación Traslacional en Medicina Respiratoria (TRRM) del Institut de Recerca Biomedica de Lleida (IRBLleida) coordinado por Ferran Barbé, en el que establece una estrecha relación entre el síndrome de apnea obstructiva del sueño y la disfunción eréctil, que afecta a uno de cada dos hombres con este diagnóstico.

Tal y como explica la Dra. Mercé Pascual, uróloga del Hospital Universitario de Santa Maria y Arnau deVilanova la investigación ha revelado una prevalencia de disfunción eréctil del 51 por ciento, lo que confirma la estrecha relación entre ambas patologías y abre la puerta a la implementación de programas de cribaje.

El tratamiento médico de la apnea del sueño es muy efectivo y se fundamenta en la aplicación de medidas higiénico-dietéticas para corregir su principal factor de riesgo, la obesidad, consistentes en perder peso y controlarlo y mejorar los hábitos de sueño y, en los casos más graves, se aplica la CPAP (siglas de presión positiva continua en la vía aérea), un dispositivo que suministra aire comprimido y que permite mantener la vía respiratoria abierta mientras se duerme; y también, como alternativa existen los tratamientos intra-orales.

Sin embargo, en la investigación del CIBERES no pudo confirmarse la eficacia de una estrategia terapéutica focalizada únicamente en el tratamiento con CPAP para tratar la disfunción eréctil.“El tratamiento no tuvo impacto en los perfiles psicológicos, hormonales o bioquímicos de los pacientes. Por todo ello, el estudio no pudo determinar de manera concluyente que la CPAP sea eficaz como tratamiento exclusivo de la disfunción eréctil en pacientes con SAOS», explica Manuel Sánchez de la Torre, coordinador del estudio e investigador del CIBERES en el Hospital Universitario Arnau de Vilanova.

No debemos olvidar que la apnea provoca una afectación sistémica, por lo que muchos trastornos se relacionan con ella y tiene diversas consecuencias: somnolencia diurna, elevación de la presión arterial y el aumento del ritmo cardiaco, lo que, de forma repetida, conduce al desarrollo de hipertensión arterial, o falta de oxígeno (hipoxemia intermitente), que puede derivar en episodios como los infartos de miocardio o los ictus.

Además,la apnea del sueño también se ha relacionado con el cáncer, puesto que altera el sistema inmune y puede provocar que las células antitumorales que hay en el organismo cambien su comportamiento y se conviertan en células tumorales, y altera el sistema hormonal, que por sí solo también puede estimular el crecimiento tumoral.

Así que no se trata de una enfermedad menor.Tomemos conciencia dela importancia de su diagnóstico precoz. Seguro



¿SABÍAS QUE…?

Actividades Sanitarias