A. Alarcón: «El cuidado de la salud y el bienestar deben ser prioridades para los gobiernos»

Redacción.-Angélica Alarcón es desde 2007 la Directora de Comunicación, Marketing y RSC de Ribera. Coordina su estrategia de comunicación y RSC, así como de los proyectos del grupo. Cuenta con más de 15 años de experiencia en el sector salud, y ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en el grupo Ribera donde ha ocupado diferentes puestos de responsabilidad.

Nos hacemos eco de la entrevista realizada por el CE/R+S que publica Sanifax:

Pregunta.- ¿Cuáles serían los principales avances y buenas prácticas que desde la empresa se vienen realizando en materia de sostenibilidad?

Respuesta.- Ribera apostó desde sus inicios por un modelo de salud responsable para afrontar los retos del sistema y garantizar su sostenibilidad a largo plazo. En los últimos años creemos que nos hemos ido adaptando a las nuevas necesidades sociales y a lo que nos pedían nuestros grupos de interés, principalmente pacientes, profesionales y accionistas, y estamos orgullosos de los avances obtenidos en materia de sostenibilidad.

En el área de gestión de personas buscamos la estabilidad en el empleo, la diversidad y la igualdad. El grupo cuenta con 7.370 profesionales de 56 nacionales, un 70% de los cuales son mujeres, y con más de un 90% de contratos indefinidos. Apostamos por la conciliación familiar, fomentándola a través de las acciones recogidas en nuestros planes de igualdad, y por la formación. Por ejemplo, en 2021 se han realizado más de 92.000 horas de formación a la que han tenido acceso todos los empleados a través de nuestra plataforma Ribera Learning. Y estamos especialmente sensibilizados con los programas de prevención del acoso y la violencia de género, con formaciones específicas para nuestros profesionales y acciones de concienciación con la sociedad.

El compromiso medioambiental del grupo se demuestra con los planes de acción derivados de nuestras políticas internas que en el último ejercicio nos han permitido reducir la generación de residuos y el consumo de agua de nuestros centros respecto a los años anteriores, además de incrementar hasta un 62% la energía consumida de origen renovable. La mayoría de nuestros centros cuentan con una o varias acreditaciones de calidad en materia de sostenibilidad medioambiental y el objetivo es continuar avanzando en los sellos y las acreditaciones que certifiquen nuestro trabajo en esta área.

En cuanto a las aportaciones del grupo en materia de impacto social y responsabilidad corporativa, se incrementa cada año el importe económico destinado a causas sociales, así como los convenios y acuerdos para el fomento del empleo local, destacando acciones multicéntricas como la donación a los comedores sociales en Navidad o los programas de voluntariado corporativo realizados sobre todo con la Asociación Discamino en Vigo y Casa Caridad en Valencia. En materia de promoción de la salud, se realizan más de 200 actividades cada año en colaboración con Ayuntamientos y otras entidades, como los Consejos Asesores de Pacientes, que aglutinan a más de 100 asociaciones de las áreas de influencia del grupo, y que se ha convertido en una excelente vía de diálogo con nuestra comunidad.

«Es difícil encontrar este equilibrio y lograr el ansiado valor compartido entre la estrategia de negocio y la estrategia social»

P.-¿A qué retos se ha enfrentado o se enfrenta la empresa para lograr alinear la estrategia de negocio a la estrategia social?

R.-No vamos a negar que es difícil encontrar este equilibrio y lograr el ansiado valor compartido entre la estrategia de negocio y la estrategia social. Y sin duda esta pandemia por Covid, que nos ha puesto a prueba como sociedad, ha sido especialmente impactante en el sector sanitario, y ha evidenciado que el cuidado de la salud y el bienestar de la población, junto con la prevención, deben ser prioridades absolutas para gobiernos y organizaciones sanitarias.

La principal dificultad con la que nos encontramos en el grupo Ribera en este camino es la falta de sensibilidad por parte de algunos sectores de los que depende en gran parte nuestro trabajo, para entender que todos sumamos, que todos aportamos, y que sin la colaboración público privada no se va a poder hacer frente a los retos sanitarios de los próximos años que son globales. Cuando se anteponen intereses partidistas y electoralistas al bienestar de la población, nos encontramos con un grave problema que entorpece enormemente el trabajo realizado internamente de redefinición de la oferta asistencial para adaptarla a las necesidades que reclama la población, inversión en tecnología e innovación para caminar hacia la sanidad del futuro, y promover el desarrollo de la comunidad local donde tiene un impacto directo nuestra actividad.

Y en un plano más operativo, es difícil también medir el impacto de nuestras acciones en términos de sostenibilidad, por lo que estamos trabajando en un plan de mejora a través de indicadores concretos, planes y programas que estamos desarrollando, y para lo que se necesita la implicación de toda la organización. Y como pasa siempre, cuando cambias procedimientos internos, hasta que se empiezan a visibilizar los beneficios, hay que convivir con ese período de implementación que es dificultoso en cualquier organización.



¿SABÍAS QUE…?

Actividades Sanitarias