CREU BLANCA, DE LOS DOCTORES ALOMAR

Creu Blanca fue creada en 1950 por el Dr. Gaspar Alomar Guinart y su esposa Conchita Serrallach Milá.

Todo comenzó con un servicio de urgencias en una época en la que la medicina estaba muy poco desarrollada y tan solo existían pequeños hospitales, haciéndose palpable la falta de asistencia médica.

En la década de los 60, se abrió un consultorio en la calle Pelayo 40 donde se unieron médicos de diferentes especialidades. Es en esta etapa cuando se empezaron a realizar revisiones preventivas tanto a empresas como a colegios, con camiones medicalizados que iban por toda España ofreciendo sus servicios. A día de hoy se podría comparar con la actividad que desempeñan los servicios de prevención.

En los años 70 el centro de Pelayo se había consolidado. Aunque el país había pasado por una dura crisis ya se podía notar un cambio en el modelo de sociedad. Es en ese momento cuando empezaron a surgir técnicas de diagnóstico que, aunque tenían un elevado coste, ya se apuntaban como imprescindibles para el futuro del diagnóstico. En 1982 el Dr. Alomar, su inseparable mujer, sus hijos y varios médicos, se unieron y adquirieron un edificio completo en la calle Córcega, Diagnosis Médica, donde se instalaron los primeros equipos de diagnóstico.

Este proyecto nació con la finalidad de dar servicio a todos los médicos de Barcelona, ofreciendo una tecnología, que por su elevado coste, era imposible adquirir de forma individual.

Paralelamente se fueron abriendo otros centros con la finalidad de diversificar la oferta y estar más cerca de los clientes. Se abrieron los centros de Josep Tarradellas y Montseny, y se inició la expansión del grupo fuera de Barcelona, inaugurando un centro en Zaragoza.

Al igual que en los años 80 el gran paso fue la creación de Diagnosis Médica, a finales de los 90 el verdadero paso delante de Creu Blanca fue la inauguración de la Clínica Creu Blanca.

Situada en la zona alta de Barcelona, en un entorno privilegiado, dispone de los equipos de diagnóstico más avanzados con la finalidad de ofrecer a los clientes una medicina altamente tecnificada y a la vez totalmente personalizada.


Con unos conocimientos de diagnóstico consolidados y a la cabeza en el desarrollo de técnicas diagnósticas, la Clínica está equipada con quirófanos y habitaciones para ofrecer las técnicas de tratamiento menos agresivas.
Creu Blanca cuenta con una Fundación donde se destinan recursos para docencia e investigación. En este sentido, organiza cursos de formación y otorga becas para investigación. Actualmente se hacen másters en colaboración con centros públicos y la Universidad Autónoma de Barcelona.
También trabajan conjuntamente con los departamentos de investigación de diferentes casas comerciales para desarrollar nuevas técnicas de diagnóstico.

A corto plazo, y aunque son tiempos difíciles, tienen claro que no pueden parar y por ello, aseguran, seguirán invirtiendo en la tecnología más puntera para ofrecer a los pacientes la mejor asistencia médica.

En estos momentos el diagnóstico por resonancia está avanzando espectacularmente y trabajar con equipos de menos de tres teslas en poco tiempo será absurdo. Por ello, seguirán apostando por introducir equipos que les permitan avanzar conjuntamente con el desarrollo de nuevas técnicas.
En un momento en que pocas empresas renuevan maquinaria apostar por equipos de máxima precisión y mínima radiación como el escáner de 320 coronas, son objetivos primordiales para Creu Blanca.

Además, tienen planeado ampliar el equipamiento quirúrgico con la inauguración de dos nuevos quirófanos y la ampliación de la UCI, con lo cual dispondrán de toda una estructura hospitalaria de primer nivel.

A largo plazo quieren seguir consolidando su modelo sanitario en otras comunidades, pero el camino aún es largo, y como todo en Creu Blanca irán paso a paso afianzando el camino ya recorrido en las generaciones anteriores de la familia Alomar.



¿SABÍAS QUE…?

Galería