La cooperante repatriada continúa sin síntomas

Tranquila y en contacto con su familia. Así se encuentra la cooperante de Médicos Sin Fronteras (MSF) que el viernes 21 fue ingresada en el hospital madrileño Carlos III después de haber sido repatriada desde Malí ante la posibilidad de que haberse contagiado de ébola.

El director general de MSF España, Joan Tubau, aseguró al diario ABC que la médica se encontraba «tranquila, sana y aislada en observación, a la espera de ver cuáles son los próximos pasos a dar».

Una de esas primeras acciones será muy probablemente, y siempre que lo decida el equipo médico dirigido por el doctor Arribas, la de administrarle una vacuna experimental, plasma de convalecientes o antivirales. Como explica el profesor de investigación del Centro Nacional de Biotecnología del CSIC y miembro del comité de expertos nombrado por el Gobierno, Luis Enjuanes, «en estas situciones es muy importante actuar pronto para evitar que el virus se multiplique y disemine, aunque la paciente no haya dado aún positivo».

La médica sufrió en el centro de aislamiento de MSF en Bamako, capital de Malí, una punción con una aguja expuesta a material contaminado pero no a la sangre del paciente tratado, por lo que no se puede afirmar que la aguja estuviese infectada. En cualquier caso, en ese lugar «se atiende a un número reducido de pacientes confirmados de ébola», aseguró Tubau, que recalcó que su compañera «no es una enferma de ébola, sino un contacto de riesgo por un incidente severo».


21 DÍAS EN OBSERVACIÓN

Desde que una persona se expone al virus, y se contagia, pueden pasar 48 horas antes de manifestar los primeros síntomas. Ese plazo asintomático se habrá cumplido sobre las cuatro de la madrugada de hoy sábado 22. Pero el virus podría estar hasta 21 días sin dar la cara, motivo por el que permanecerá durante ese tiempo en observación.



¿SABÍAS QUE…?

Actividades Sanitarias