Paul Pierre Broca

Paul Pierre Broca (n. 28 de junio de 1824, Sainte-Foy-la Grande, Burdeos, Francia – f. 9 de julio de 1880, Paris, Francia). Médico, anatomista y antropólogo francés. Conocido por descubrir el área del lenguaje o “área de Broca”.

Inicia su carrera de medicina en la Universidad de París a los 17 años de edad (1841), se gradúa a los tres años después. El doctorado lo obtiene en 1849. Carrera académica brillante, extensa en los campos básicos de la patología, anatomía y cirugía, además de graduarse previamente en física, literatura y matemáticas. Llegó a ser profesor asistente de la Facultad de Medicina, cirujano del Central Bureau en 1853, presidente de phatologie externe de la Facultad de Medicina en 1867 y profesor de quirúrgica clínica en 1868. Broca fue cirujano, neurólogo y antropólogo. Entre sus tratados más conocidos están los dedicados a los tumores (1866-69) y los aneurismas y su tratamiento (1856). Aunque fue reflejo de los prejuicios de su tiempo (creía en la jerarquía de las ‘razas’), le preocupaba la mortalidad infantil, fue anti-esclavista y fundador de una sociedad de “librepensadores” en 1848.

Paul Broca fue también precursor de la Antropología Física que se inicia en la segunda mitad del XIX bajo unas concepciones biológicas avanzadas para la época como la teoría de la evolución y de la selección natural de Darwin (Origin of Species, 1859). Broca fue el principal fundador, junto con diecinueve científicos más, de la Société d’Anthropologie de Paris en 1859. La sociedad antropológica más antigua del mundo y que actualmente recoge las nuevas disciplinas como biología molecular, genética, paleo-genética, proyección de imagen tridimensional, entre otras técnicas avanzadas (a diferencia de los primeros instrumentos e índices antropométricos empleados por los primeros antropólogos en esta sociedad). Broca fue el primero en estudiar al hombre de Cro-Magnon (descubierto en 1868) y en descifrar las enigmáticas trepanaciones craneales del hombre del neolítico que empezaban a estudiarse.

A Broca se le conoce sobre todo por sus estudios sobre la afasia. A través de sus hallazgos en este campo, la neurociencia y los estudios sobre la cognición humana adquieren un gran cambio en el enfoque de las ciencias naturales. En los debates de la Sociedad de Antropología iniciados en 1861 en torno a la localización de las funciones cerebrales, Broca persuade a sus colegas de la existencia de un centro localizado en las circunvalaciones posterior e inferior del lóbulo frontal izquierdo responsable del habla. En estos trabajos, que fueron publicados entre 1861 y 1866 en el Bulletin de la Societe d’Anthropologie y en el de la Societe Anatomique, Broca emplea el método de correlación consistente en relacionar lo observado en la clínica con el estudio anatómico cerebral en la autopsia. En su segundo caso clínico, Broca expresó su sorpresa de que la lesión estaba en el mismo sitio que en el primer caso descrito por él (el caso conocido por “Tan”).

Pese a la controversia de que estos resultados sobre la localización cerebral del habla fueron ya estudiadas previamente en torno a 1836 por Marc Dax y por otros autores, la localización del habla era ya aceptada y asimilada como una evidencia científica en 1865. La continuidad en esta línea de investigación cerebral representada por Broca sería mantenida por médicos como Meynert y Wernicke.



¿SABÍAS QUE…?

Galería