Dermocosmética, estar bien o ser feliz


Coral Márquez-Dorsch

Directora Ejecutiva de los Laboratorios Fridda y Farma Dorsch

 



Todo empezó como resultado de la incansable búsqueda por encontrar soluciones a una difícil enfermedad en la piel de Ana Fridda Dorsch, la fundadora del Laboratorio, después de recibir el diagnóstico, d
e un prestigioso Catedrático de la Universidad de Boston, el «Boston Children Hospital»,

como es el caso del Edema Angioneurótico (Edema de Quincke). Este

incurable  proceso y
una incompatibilidad de
RH entre ella y el bebé que esperaba propició la angustia y la esperanza.

 

Ana Fridda, triste por la pérdida del feto, se puso manos a la obra pues la ciencia no podía evitar una fuerte reacción alérgica con continuas e importantes irritaciones en la piel, hinchazón de cara, párpados y estrías faciales. La situación era sumamente delicada pues la utilización de antibióticos o los tradicionales cosméticos regeneradores, era sistemáticamente desaconsejada.

 

Como mujer luchadora, Fridda cursa estudios de



Medicina Natural en la Universidad de Miami, con el objetivo de descubrir las claves para combatir el deterioro causado por su enfermedad.  Tras cinco años de estudios, Ana Fridda se Doctora en Naturopatía.


 

Experimentando con diferentes extractos naturales, ella misma es la primera en comprobar cómo la piel se volvía más firme, las arrugas más lisas, las manchas se aclaraban y el cuello se reafirmaba, recuperando un aspecto notablemente más joven.

 

Animada por amistades de prestigio de la sociedad española que había sido testigo de su espectacular rejuvenecimiento, Fridda se traslada a París donde diseña las fórmulas siguiendo los mismos protocolos y procesos que habían funcionado con ella misma.   

 

En 1980 pone en funcionamiento el primer Laboratorio de FRIDDA DORSCH en Madrid, creando una línea de DERMOCOSMETICA con un marcado poder  regenerador así como un probado carácter hipoalergénico.

 

Parte del secreto de sus formulaciones es que están realizadas con ingredientes activos de máxima calidad «AAA», en su mayor parte de origen vegetal y marino, en concentraciones de hasta un 97%  y que junto a un proceso especial de rigurosos protocolos de fabricación por ella creados,  garantizan resultados sorprendentemente efectivos y rápidos en tratamientos regeneradores y anti-edad.

 

Hoy, Fridda Dorsch continua investigando, ya que mantiene su preocupación y lucha por mejorar las pieles dañadas en cualquier parte del mundo, siendo éstas cada vez más numerosas no sólo debido a enfermedades, sino a factores asociados a la población actual, como la desaparición de la capa de ozono, el stress, la mala alimentación y el abandono de los hábitos saludables.  Cada vez es más habitual que los niños nazcan con pieles atópicas, que las alergias vayan estando más presentes en las pieles y que la mayoría de nosotros seamos más susceptibles a irritaciones y nuevas sensibilidades. Los productos FARMA DORSCH fueron creados precisamente no sólo con el objetivo de regenerar las pieles más dañadas, arrugadas y flácidas, sino con el propósito de que su marcado carácter hipoalergénico, les hiciese tolerables a todo tipo de pieles, incluyendo las más enfermas y delicadas. Por eso, médicos y farmacéuticos, dermatólogos y expertos en dermocosmética, cuentan cada vez más con nosotros y apoyan nuestras formulaciones.

 

Todos nuestros productos están formulados con elevadas concentraciones (15-97%) de activos (en su mayoría vegetales) de máxima calidad, lo que se traduce en resultados rápidos y efectivos; cuando habitualmente los productos cosméticos tienen de un 0,05 a un 3% de principios activos en su formulación.

 

Sin embargo, la filosofía de la empresa es trabajar con márgenes reducidos con el fin de poder mantener unos precios accesibles. 

 

FD tampoco ha querido entrar en costosas campañas de publicidad ni marketing evitando el imputar éstos gastos en los precios.  Su calidad y el conocimiento diario de nuestra forma de trabajar son los responsables del positivo crecimiento que la venta de nuestros productos experimenta cada año.

 

En FRIDDA DORSCH más del 90% somos mujeres.  Considero que en concreto en nuestro sector, beneficia el hecho de que las decisiones sean tomadas por nosotras, pues desde siempre nos han preocupado más los problemas de piel que a los hombres y por tanto conocemos mejor sus necesidades.

 

Creo que la mujer en general tiene desarrollada una agilidad especial a la hora de encontrar soluciones, debido a las tareas de la vida familiar que por lo general asume con especial intensidad, por lo que en éste sentido considero que tenemos una ventaja.

 

Nuestra firma es un laboratorio de dermocosmética 100% español cuyo principio fundamental, así como la base de su éxito, es la honestidad, es decir, no trabajar sólo por ganar dinero, sino para ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas mejorando la salud de la piel y su imagen.

 

Creo que no hay belleza exterior sin un equilibrio, la salud es fiel reflejo siempre de una enorme paz interior. Porque realmente  como se consigue una belleza total es cuando la satisfacción de vernos bien por fuera, nos aumenta la autoestima y nos hace más felices por dentro.

 

Considero que el consumidor español esta bien preparado y entiende bastante de cosmética.  Este tipo de cliente ¨informado¨ se preocupa de leer los ¨incis¨ o ingredientes que lleva un producto, valora y reconoce las formulaciones ricas en activos, ingredientes de última generación, productos respetuosos con el medio ambiente y de diseño y mentalidad actual. De esta manera es capaz de buscar productos con altas concentraciones en activos donde su eficacia y resultados estén avalados con tests adecuados y rigurosos.

 

Fridda Dorsch, ejerce también su compromiso social colaborando con aquellas ONG´s que son sensibles a estos problemas, como por ejemplo los niños albinos en el Sur de Africa o las Fundaciones que luchan contra el Cáncer de piel en el mundo.

 

Nuestra gran meta es poder continuar ayudando a la gente a conseguir mejorar su imagen para que se sienta mejor y sea más feliz.

 



«Me encanta cuando recibo cartas de amigas-clientas que nos trasladan su satisfacción por los resultados obtenidos con nuestros productos», dice Ana Fridda Dorsch con un aire orgulloso y cargado de complacencia en el trabajo bien hecho. Creo que hemos seguido con rigor su camino, con   perseverancia y sobre todo poniendo PASION en lo que hacemos cada día. Porque nos importa más la calidad  que cualquier otro objetivo. Espero y deseo que compartan con nosotros ésta nueva realidad, sentirnos mejor para ser más felices y ser felices porque nos sentimos mejor.



¿SABÍAS QUE…?

Actividades Sanitarias