Queratitis

Inflamación corneana. Las queratitis pueden ser superficiales y profundas según se localicen en las capas superficiales o profundas de la córnea en su inicio, ya que de acuerdo a la evolución de la inflamación pueden afectar todas las capas corneanas.

Queratitis bacterianas.- Es una queratitis superficial que puede cursar con dolor, fotofobia, disminución de la visión, generalmente unilateral, epífora, inyección periquerática y en ocasiones también conjuntival (ojo rojo doloroso), blefaroespasmo, área periférica o central de coloración blanco grisácea de bordes irregulares (infiltrado inflamatorio). También puede existir hipopion, que es pus en la cámara anterior, su presencia es signo de gravedad. Existen unas causas predisponentes para este tipo de queratitis, como puede ser la infección conjuntival o de los anexos ovulares, la queratoconjuntivitis sicca, portadores de lentes de contacto, lagoftalmos, uso prolongado de esteroides tópicos, entropión, ectropion y traumas corneanos. Los factores etiológicos pueden ser el estafilococo, el estreptococo, la pseudomona y el gonococo.

Queratitis micóticas.- Generalmente tienen el antecedente de un trauma ocular con un agente vegetal (Aspergillus, Fusarium), o en portadores de lentes de contacto (Acanthamoeba), o en pacientes comprometidos inmunológicamente (Cándida). Los signos y síntomas son similares a los descritos en las conjuntivitis bacterianas, pero de mucha mayor intensidad, en especial el dolor y la inyección ciliar y conjuntival.

Queratitis virósica.- La más frecuente es la provocada por el herpes simple. Es unilateral, de comienzo agudo, cursa con fotofobia, disminución de la agudeza visual y sensación de cuerpo extraño. Los síntomas son la inyección periquerática que puede acompañarse de inyección conjuntival y folículos en la conjuntiva tarsal, vesículas en el epitelio córneano que se rompen con el parpadeo distribuidas en forma arboriforme (queratitis dendrítica), e hipoestesia corneana. La queratitis herpética puede invadir las capas profundas de la córnea (queratitis disciforme por su disposición discoide), y es altamente recidivante.

Queratitis fototraumática.- Aparece en personas expuestas sin la protección adecuada a la soldadura eléctrica o a la nieve en día soleado por efecto de la radiación ultravioleta. Se produce una descamación epitelial apareciendo erosiones múltiples a las pocas horas de la exposición.

Queratitis por lagoftalmos.- Se produce como secuela de la parálisis facial. El párpado inferior no asciende durante el parpadeo exponiendo al tercio inferior de la córnea, lo que altera la hidratación normal. Esto se agrava durante el sueño, principalmente en pacientes que no presentan fenómeno de Bell. Aparecen erosiones epiteliales que son causa predisponente de infección secundaria con la consiguiente úlcera.

Queratitis profundas.- Se las denomina también parenquimatosas o intersticiales. En ellas el parénquima corneal es el comprometido dejando leucomas profundos, vascularizados, que disminuyen la agudeza visual aunque no en gran medida. Acompañan a la sífilis congénita, la lepra, la tuberculosis, la queratitis herpética profundizada y en la rosácea grave. Suelen aparecer en la segunda infancia y en la adolescencia.



¿SABÍAS QUE…?

Galería