Diverticulos Esofágicos

Pueden ser congénitos, si bien la mayoría son adquiridos, secundarios a procesos inflamatorios de la vecindad que producen estiramiento de la pared esofágica, llamados divertículos por tracción, o con mas frecuencia secundarios a trastornos motores que provocan aumentos de la presión intraluminal y la consecuente protrusión, aprovechando las zonas de menor resistencia de la pared esofágica, llamados divertículos por pulsión. El divertículo faringoesofágico de Zenker se asocia a disfagia y a regurgitación con riesgo de aspiración pulmonar, mientras que los de otras localizaciones suelen ser asintomáticos.



¿SABÍAS QUE…?

Actividades Sanitarias